Guitarra en duelo mayor; en Paris muere Ángel Parra

Murió a los 73 años de edad en París, Francia, donde vivía desde 1976 a consecuencia del exilio impuesto por la Dictadura Militar. Padecía un cáncer de pulmón que finalmente acabó con su vida.

0
441

Este sábado, el cantautor e hijo de Violeta Parra, Ángel Parra, murió a los 73 años. El artista permanecía internado en Francia en estado de coma inducido y conectado a un respirador artificial, tras sufrir una fuerte recaída a causa de la enfermedad que se había extendido a su hígado. A través de su cuenta de twitter, el Museo Violeta Parra comunicó, “con profundo pesar, la partida de Ángel Parra (1943-2017); gran artista, benefactor del Museo e hijo de Violeta Parra”.

Violeta y Ángel Parra

El desarrollo musical de Ángel fue muy precoz. A los cinco años, luego de la separación de sus padres, comenzó a cantar en los circos el repertorio de célebres intérpretes como Leo Marini. A los diez años comienza a tocar el guitarrón chileno al conocer al maestro Isaías Angulo. En 1958, a los 15 años de edad, publica su primer EP junto al grupo Los Norteños, titulado 4 villancicos chilenos y que incluye dos villancicos folclóricos, así como dos de su propia creación.

En 1960 Ángel Parra comienza a trabajar en los inicios de la televisión chilena, donde cumple diversas labores, desde tramoya hasta artista y asistente de dirección. Repite la experiencia en Uruguay, donde llega a ser director. En 1961 recorre Europa junto a su madre Violeta Parra y su hermana Isabel Parra, lo que les permite formar con esta última el célebre dúo Isabel y Ángel Parra y, además, traer la idea de hacer una peña, que sería realidad en 1965 bajo el nombre de Peña de los Parra, donde cantarían otras figuras como Víctor Jara, Rolando Alarcón y Patricio Manns.

Entrevista Ángel Parra en Radio San Joaquín

 

Al retornar al país, en 1965 lanza su primer disco solista, titulado Ángel Parra y su guitarra, a través del sello Demon, comenzando así una constante y prolífera producción musical. Ese mismo año lanza además su segundo álbum titulado Oratorio para el pueblo, esta vez conformado en su gran mayoría por temas propios. Poco después, ayuda a la formación del naciente grupo Quilapayún, cosa que repite poco después con el conjunto Los Curacas.

Rápidamente se vuelve un puntal del movimiento de la Nueva Canción Chilena. La música de Ángel Parra oscilaría entre la canción protesta, el folclore chileno y latinoamericano, cantando en ocasiones con su hermana Isabel Parra. También será uno de los primeros cantautores, junto con Víctor Jara, en abrirse a otros estilos musicales como el rock, colaborando con la agrupación de rock chileno de Los Blops.

 

EXILIO

Debido a sus ideas políticas de izquierda y a su vinculación con la Unidad Popular de Salvador Allende, tras el Golpe de Estado de septiembre de 1973 fue detenido en el Estadio Nacional, siendo posteriormente trasladado al Campo de Prisioneros Chacabuco, donde estuvo hasta febrero de 1974. En aquel lugar creó un comité encargado de organizar actividades culturales. Antes de ser liberado, Parra participó en un acto donde le cantó al resto de sus compañeros, presentación que fue grabada por Luis Alberto Corvalán y editada en 1975 en un álbum titulado Chacabuco.2 3 Durante su tiempo privado de libertad escribió además «La pasión según San Juan, Oratorio de Navidad» que grabó y publicó en Europa bajo el nombre de Passion selon Saint Jean, apenas fue liberado.

En el exilio, residió en México y Francia, países desde los cuales se dedicó a denunciar por el mundo la dictadura militar chilena y las violaciones de los derechos humanos del Régimen Militar. Su producción discográfica continuó, destacando de ese período el LP de guitarra popular chilena, La prochaine fois, y el último disco grabado con su hermana Isabel Parra en 1981.

Regreso a Chile

Vuelve a Chile en 1989 para realizar una gira, dando paso después a un período de constantes venidas al país aunque residiendo en Francia. En la década de 1990 su producción es aún más abundante, incluyendo un disco sobre los 500 años del descubrimiento de América (con letras de Ramón Chao), el 50º aniversario de la muerte de Gabriela Mistral, cuecas choras, homenajes a Violeta Parra y otros (Mezclado por Walter Gonzalez en Filmocentro Estudios). Además, se han reeditado en compacto parte de su producción de los años ‘60. A fines de 2004 recibió junto a su hermana Isabel la distinción de «Figuras fundamentales de la música chilena».

Los últimos años

El año 2006, Ángel Parra editó el libro “Violeta se fue a los cielos”, donde retarató sus memorias junto a su madre. Su regreso a Chile estuvo marcado por el disco “Mi primer tango en París”, álbum compuesto por tangos y con el cual agendó una presentación en el Teatro Nescafé de las Artes. Dedicó su vida a la curatoría de las obras de Violeta, labor que compartió con su hermana Isabel. Se presentó junto a su hijo en la inauguración del Museo Violeta Parra, institución que seguirá con su labor de años. En uno de sus últimos viajes al país, aprovechó la oportunidad para visitar a su tío Nicanor, el miembro más longevo del clan Parra. “Yo siempre estuve en contacto con mis tíos, pero por mi enfermedad en los últimos dos años estuve más preocupado de eso. Ahora que salí de este espacio que me tenía un poco encerrado en mí mismo iré a ver al tío Nicanor. La última vez que lo vi estaba tan bien que apenas entramos con mi mujer a su casa inmediatamente puso un disco de cuecas, sacó los pañuelos blancos y nos pusimos a bailar”, comentó el artista en aquella oportunidad.

Canción de amor