Discapacitado sería el asesino de María Esperanza

0
4941

El sujeto de 54 años se encuentra identificado

Un hombre con discapacidad sería el autor del asesinato de una menor de 13 años ocurrido este martes en San Joaquín.

Se trataría de Mauricio Vásquez Hidalgo, de 54 años, quien está siendo buscado por la Brigada de Homicidios de la PDI.

La identidad del sujeto fue proporcionada por un hombre de 66 años, que tras el crimen fue detenido y atacado por los vecinos del sector.

Según su relato, él arrendaba una pieza en su casa a Vásquez Hidalgo, quien habría agredido a la menor con dos puñaladas a la altura del corazón, que finalmente le causaron la muerte en el Hospital Barros Luco.

Hasta ahora se desconocen qué hacía la niña en esta vivienda y por qué comenzó la discusión que terminó con su vida.

Con Información de Chilevisión

 

Comunícado Liceo Horacio Aravena Andaur

MARIA ESPERANZA. Comunicado a estudiantes, apoderados, vecinas y vecinos.

La Comunidad Educativa del Centro Educacional Horacio Aravena Andaur de la Comuna de San Joaquín se encuentra consternada y conmovida por el asesinato de María Esperanza Alcaino Navarro (13 años), estudiante de 6°año Básico de nuestra escuela, pese a lo anterior pretendemos entregar a la opinión pública algunos elementos de juicio, que permitan tener una perspectiva de los hechos y el posible accionar de conjunto de nuestra comunidad.
Como primer elemento quisiéramos referirnos a los hechos ocurridos la tarde del 7 noviembre a escasas cuadras de nuestro establecimiento educacional. Alrededor de las 16:15 hrs. María Esperanza Alcaino Navarro fue apuñalada en dos ocasiones en el sector del corazón escapando de una vivienda ubicada en pasaje Pintor Murillo entre Ureta Cox y San Nicolás. Estaría huyendo de un ataque que sufría en esa morada. Al salir de la vivienda se desploma. Vecinos llaman a carabineros, bomberos y ambulancia, quienes intentan reanimar a María, esfuerzos que se habrían prolongado hasta su llegada al hospital Barros Luco, donde fallece.
María Esperanza se había integrado en marzo del presente año a nuestro establecimiento educacional proveniente de la vecina escuela Rainbow. Se adapta rápidamente pese a ser una niña de bajo perfil, era muy activa en distintos quehaceres y prácticas. Estudiante destacada académicamente en su curso, de buen trato con sus pares y adultos del establecimiento, deportista, apasionada por el Basquetbol, lo que la llevaba a quedarse luego de clases a practicar con algunos de sus compañeros perfeccionando su práctica y fortaleciendo su amistad. Con habilidades artísticas que la hacían sorprender con sus dibujos, soñaba con estudiar psicología y así lograr apoyar a su gente. Con una familia presente y preocupada, aunque con poco tiempo debido a las condiciones laborales que viven muchas de las familias que acuden a nuestra escuela. Nuestra comunidad entiende que estos hechos no son de ninguna manera casuales y obedecen a múltiples factores, relevamos la indefensión en que se encuentran nuestras estudiantes, familias y la propia escuela.
Así también entendemos que la violencia, el machismo, la discriminación y el poder patriarcal han sido germen de este horrible crimen contra una persona en su condición de mujer y menor de edad. Nos preguntamos acerca de qué moviliza a alguien a realizar un ataque a una menor. -sin duda creer que se tiene un poder y control del otro, germen de la carencia de empatía, el no reconocimiento de la diferencia y por tanto del reconocimiento de la individualidad y persona que fue María Esperanza, estas actitudes también están detrás de los malos tratos a las personas, prepotencias y vulneraciones de todo tipo de derechos.
El sufrimiento y dolor hoy nos ponen en jaque, sin embargo, entendemos que el crimen de María Esperanza no puede ser en vano. Llamamos a movilizar a nuestra comunidad educativa y a todas y todos quienes se sensibilizan con un hecho tan horrible. Apoyando y acompañando en primer término a la Familia en la escuela y parroquia. Pedimos estar atentos a la forma en que desarrollamos la convivencia en los espacios comunes para no dejar que la impunidad y la violencia hacia las mujeres dejen en el anonimato el nombre y la historia de María Esperanza.
Nuestra comunidad reafirma su compromiso por la justicia, con el buen trato, por la integración de todos como personas, el desarrollo cada uno y el conjunto. María desde tu escuela decimos eres nuestra esperanza de un futuro mejor para todos y construido colectivamente.

“Ser el Liceo que nuestra comunidad requiere”