Cambio de paradigmas en política

Joaquín Lavín, quien encabeza las encuestas presidenciales, sigue cultivando el acercamiento al centro como garantía de éxito y posterior gobernabilidad. Pero su liderazgo comienza a verse cuestionado. La última encuesta de la agencia Criteria señala por primera vez que en una primaria de su sector podría imponerse J.A. Kast, lo que implicaría un cambio drástico en el panorama político local.

414
Foto: Internet

Sabido es que el lenguaje crea realidades. Y ello es especialmente válido en la comunicación política. La transición hacia la democracia en Chile estuvo caracterizada por un paradigma que se puede definir como centrípeto, o convergente, en la medida que las fuerzas políticas tendían hacia el centro en términos comunicacionales y en ese espacio buscaban su electorado.

Sus propias definiciones eran categóricas: las coaliciones mayoritarias, de gobierno y oposición, se identificaban como de “centroizquierda” y “centroderecha”, y nadie parecía cuestionar ese sello.

A partir del segundo gobierno de Bachelet, sin embargo, con el advenimiento de la Nueva Mayoría, ese paradigma –o forma de construir de una realidad- se comienza a desdibujar. Pero ello ocurre no sólo en la izquierda, sino también en la derecha, con la candidatura presidencial de José Antonio Kast el año 2017.

Con todo, este paradigma centrípeto o convergente no ha desaparecido. Joaquín Lavín, quien encabeza las encuestas presidenciales, sigue cultivando el acercamiento al centro como garantía de éxito y posterior gobernabilidad. Pero su liderazgo comienza a verse cuestionado. La última encuesta de la agencia Criteria señala por primera vez que en una primaria de su sector podría imponerse J.A. Kast, lo que implicaría un cambio drástico en el panorama político local.

Porque al frente,  hace tiempo ya que la centroizquierda ha perdido relevancia. La mejor demostración es que en la misma encuesta Beatriz Sánchez aparece como la mejor posicionada en la oposición, seguida por Jadue, del PC,  y Sharp, del FA.  Ningún representante de la ex Concertación figura en una posición significativa en esa encuesta.

Es decir, si la segunda vuelta de las próximas elecciones presidenciales se da entre Beatriz Sánchez y J.A. Kast se impondría entonces el paradigma centrífugo o divergente,  con todas las consecuencias que ello implica.

Soy Jorge Gillies, vocero de la Universidad Tecnológica Metropolitana para temas de Comunicación Política.