Chile enfrenta desafíos para reactivar la economía y evitar mayor caida

Chile entró en lo que se denomina una recesión técnica, es decir, cuando la economía de un país registra dos trimestres seguidos con cifras negativas, ya que entre octubre y diciembre del año pasado el PIB también se contrajo. ¿Qué pasó entonces con la robustez y estabilidad que caracterizaba a las finanzas chilenas?

200

Santiago, 16 jun (Sputnik).- El último informe del Banco Mundial sobre Perspectivas Económicas Mundiales proyectó que el Producto Interno Bruto (PIB) de Chile se va a contraer 0,4% este año. Según este y otros organismos como el Fondo Monetario Internacional, Chile será el único país de América Latina cuya economía se contraerá en 2023.

Chile, que durante décadas se ha posicionado en los primeros puestos de los ránkings económicos de la región, reveló a través de su Banco Central que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de abril registró una caída de 1,1 por ciento en comparación con igual mes del año anterior, encadenando tres meses consecutivos a la baja, junto a marzo (-1,9%) y febrero (-0,3%).

Según los expertos, Chile entró en lo que se denomina una recesión técnica, es decir, cuando la economía de un país registra dos trimestres seguidos con cifras negativas, ya que entre octubre y diciembre del año pasado el PIB también se contrajo. ¿Qué pasó entonces con la robustez y estabilidad que caracterizaba a las finanzas chilenas?

Los factores internacionales que influyeron en las constantes contracciones fueron el conflicto en Ucrania, la inflación global y la desaceleración de la economía china, pero fueron los componentes internos los que realmente desordenaron el naipe. El Banco Central debió instaurar alzas históricas en las tasas para controlar la inflación y con el aumento del costo de los créditos, cayó el consumo.

El último Imacec mostró caídas principalmente en el desempeño del comercio minorista. La gente disminuyó notablemente su nivel de compra en supermercados, grandes tiendas y establecimientos especializados de vestuarios y alimentos. Además, bajó fuerte el comercio automotor.

Chile es el mayor productor de cobre del mundo y la mitad de los ingresos por exportaciones del país dependen de este mineral. Por eso, el registro de la caída de la actividad minera en Chile de un 8,5% interanual en marzo afectó tanto.

Según la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), las ventas del cobre han generado menos réditos debido a la baja en las leyes del mineral (cantidad de cobre en la roca) y también, por ciertos problemas técnicos que se presentaron en algunas de las principales faenas del país.

APOYARSE EN LAS FORTALEZAS

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, se ha vuelto uno de los pilares fuertes del Gobierno de Gabriel Boric. Con una próspera trayectoria de seis años como presidente del Banco Central, el economista se forjó un respeto que cautiva tanto a oficialistas como opositores y actualmente es uno de los miembros del Gabinete con mayor aprobación ciudadana (55%, según la encuestadora privada Cadem).

Las expectativas de Marcel para la economía chilena este año son un poco más optimistas que las de los organismos internacionales. Según Hacienda, Chile debería registrar una variación en su economía en un rango entre -0,5% y 0,5%, es decir, hay un 50% de chances de que las finanzas no se contraigan este año.

“El desafío es apoyarnos en nuestras fortalezas, aprovechar las oportunidades y hacer frente a las debilidades y amenazas”, explicó el ministro en una exposición en la Universidad de Chile, dando detalles de lo que será la agenda de productividad que promoverá para generar crecimiento y dinamismo en la economía nacional.

Marcel explicó que el Gobierno está implementando un programa llamado “Invirtamos en Chile” que considera seis ejes de acción: estímulos tributarios a la inversión privada, mejor acceso a financiamiento, mejoras para la inversión pública, promoción de la inversión extranjera, aumento de la eficacia de los procedimientos en regulaciones y permisos, y alianzas público-privadas para la inversión.

El ministro aclaró que el objetivo de esta estrategia es reactivar la economía en el corto plazo, pero aseguró que la meta fundamental del Ejecutivo es mirar al mediano plazo y para eso, dijo: “Chile debe sacar partido a sus ventajas y enfrentar sus debilidades”.

Las fortalezas de Chile, según Marcel, son: la alta escolaridad de la población; el cambio de matriz energética desde combustibles fósiles a energías verdes, pues se espera que a 2039 el 90% de la matriz sean energías renovables; la solidez de las instituciones, en comparación con otros países de la región; y el espacio para crecer en participación laboral de mujeres y jóvenes que no estudian ni trabajan (ninis).

Las desventajas: envejecimiento de la población, ya que se espera que a 2050 se dupliquen los mayores de 60 años, a costa de la población en edad de trabajar; caída de la ley del cobre; depreciación del stock de capital; alto grado de desconfianza interpersonal, lo que eleva los costos de transacción; diferencias de productividad por tamaño de empresas y alto grado de movilidad laboral.

El próximo gran desafío de Marcel será sacar adelante la reforma tributaria. Gran parte de las reformas sociales que prometió el presidente Boric durante su campaña están supeditadas a lo que podría recaudar un nuevo sistema tributario, pero la oposición votó en contra en el Congreso la última vez que el Ejecutivo propuso una reforma y actualmente, el líder de Hacienda encabeza las conversaciones con la derecha para un nuevo acuerdo fiscal. (Sputnik)