Chile y Bolivia acuerdan repatriar a 770 Bolivianos varados en frontera

La estancia en Chile cuenta con apoyo de este país, que presta atención sanitaria, y de la Organización Internacional para las Migraciones, con la que el Gobierno interino de Bolivia coordinó aspectos como la alimentación

721
Foto: EFE

Bolivia y Chile acordaron el proceso de repatriación para que 770 compatriotas varados en la frontera puedan ingresar.

La canciller Karen Longaric, citada por ERBOL, informó que este domingo 19 de abril está previsto el ingreso al país de 400 bolivianos, que deberán completar su cuarentena en Pisiga. Entretanto, otro grupo de unos 370 bolivianos cumplirá el mismo aislamiento en Iquique y luego ingresará a Bolivia.

“En ningún momento la Cancillería o el Gobierno boliviano han abandonado a nuestros compatriotas”, destacó, a tiempo de señalar que ya hace siete días viene coordinando el tema con su par chileno Teodoro Ribera.

Más de 700 bolivianos se concentraron en los últimos días en la frontera chilena impedidos de regresar a Bolivia por las restricciones por la cuarentena. En ese lugar, se registraron momentos de tensión y hasta enfrentamientos con las Fuerzas Armadas (FFAA).

Desde el domingo, la Municipalidad de Iquique en Chile abrió las puertas de un liceo para albergar a los bolivianos, habilitándose salas con colchonetas y baterías de baño.

Longaric indicó que un grupo de 400 bolivianos fue llevado ese día a Iquique para comenzar la cuarentena. Ellos mismos son los que ingresarán a Pisiga el domingo para terminar su cuarentena en esa localidad boliviana.

Explicó que ocuparán el lugar de quienes ahora están en el campamento Tata Santiago, que el viernes cumplen los 14 días de cuarentena exigidos para cumplir protocolos de descarte de coronavirus.

“El domingo serán trasladados a Pisiga, cuando el campamento ya esté desocupado de los actuales compatriotas que también cumplen una cuarentena. Entonces, entra este nuevo grupo”, recalcó.

Longaric señaló que la otra cantidad de bolivianos, unos 370, fueron llevados ayer de Colchane a Iquique para cumplir el aislamiento. Indicó que este grupo cumplirá los 14 días de aislamiento en esa ciudad chilena y luego ingresará a Bolivia para que sus miembros se vayan a sus respectivos domicilios.

Dijo que sumando los casi 500 bolivianos que ingresaron primero al país hace unas tres semanas más los 480 compatriotas que cumplen cuarentena en el campamento Tata Santiago, más los 400 que ya están en Iquique y los 370 que cumplirán cuarentena en Chile, en total son más de 1.700 bolivianos que estarían ingresando desde territorio chileno.

“La estancia en Chile cuenta con apoyo de este país, que presta atención sanitaria, y de la Organización Internacional para las Migraciones, con la que el Gobierno interino de Bolivia coordinó aspectos como la alimentación”, apuntó.

Longaric agradeció también el apoyo del alcalde de Colchane, Javier García, en el lado chileno de la frontera, a los cientos de bolivianos varados durante días. El burgomaestre pidió al Gobierno que dejara pasar a sus nacionales, al denunciar las malas condiciones de su espera en un lugar poco habilitado, lo que también fue criticado en Bolivia desde distintos sectores.

Por otro lado, la ministra de Relaciones Exteriores calificó de “ofensivo” que se haya criticado al Gobierno boliviano por permitir el ingreso de un grupo de ciudadanos que pudo pagarse un avión desde Santiago la semana pasada, mientras otros eran impedidos de entrar a Bolivia por tierra. Recordó que coordinó con su par de Chile el traslado de ellos, un grupo de 49 personas, que tenía problemas médicos y acudió a ese país para tratamientos, por ejemplo, de cáncer. Entonces, se habilitó un vuelo solidario, que fue costeado por los beneficiarios y sus familias.

“No hay bolivianos de primera ni de segunda como han sostenido maliciosamente algunas personas. Aquí la Cancillería y el Gobierno boliviano se han esforzado con la misma intensidad para solucionar el problema de nuestros compatriotas que están en la frontera con Chile, que estuvieron en Wara, en Colchane y ahora están en Iquique”, complementó.