¿Cómo manejan las Energías Renovables las grandes empresas?

El último caso visible fue el Centro de datos de Google en Latinoamérica, el cual estará ubicado en Quilicura y que será proveída de electricidad desde el parque eólico Los Olmos, ubicado en Mulchén

50
Imagen de Vitor Bitencourt Silva en Pixabay

Hoy se hace cada vez más común escuchar que las grandes empresas e incluso rubros completos como el retail, las telecomunicaciones, la industria de la madera, la minería, la agricultura, por nombrar algunos, migran sus suministros de electricidad convencional a energías limpias y sostenibles.

El último caso visible fue el Centro de datos de Google en Latinoamérica, el cual estará ubicado en Quilicura y que será proveída de electricidad desde el parque eólico Los Olmos, ubicado en Mulchén. Las empresas cada vez están más comprometidas con el cuidado del medioambiente y aquello abre camino para el objetivo de Chile, “lograr ser un país carbono neutral al 2050”.

Las empresas con mayor trayectoria normalmente son grandes consumidores de energía, por lo que su rol es clave en la descarbonización de la matriz energética en nuestro país, y atendiendo a ese llamado han avanzado en una migración continua hacia las Energías Renovables No Convencionales para efectuar sus operaciones.

Pero ¿A qué responde este cambio en las organizaciones? En parte, esto responde al cambio sociocultural y económico sostenible en el tiempo y, además, a los compromisos que la mayoría de las grandes empresas han adquirido en sus Políticas de Sostenibilidad, que se han alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y que han sido adoptados por las Naciones Unidas en 2015.

En Chile, la contratación masiva de energías limpias por parte de estas organizaciones ha sido posible gracias a:

  1. Un estable marco regulatorio que ha incentivado un fuerte crecimiento de las Energías Renovables No Convencionales, mediante distintos mecanismos como por ejemplo, el deber legal de las Generadoras de contar con al menos un 20% de sus ventas generadas mediante las energías limpias.
  2. La flexibilidad horaria que se ha incorporado en las licitaciones de energía que ha hecho posible la competencia de igual a igual entre Empresas Generadoras de Energías Renovables No Convencionales y Empresas Generadoras a carbón, gas o petróleo.
  3. También está el incentivo a nivel de Empresa consumidora, o cliente final, de bajarles el límite de potencia conectada a 500 kW para optar a cliente libre, lo que ha posibilitado una mayor interacción entre Empresas Generadoras y Clientes para contratar Energías Renovables, incluyendo un Certificado que asegure que los consumos provienen de Energías Renovables.

Desde el mundo empresarial, han dado señales claras de su compromiso con el medioambiente en el aspecto de las energías renovables, aunque los desafíos no terminan con la migración de los contratos de suministro, sino que esto es solo un comienzo y debe reforzarse al menos con un avance firme en la reducción de los consumos energéticos en los distintos procesos por medio de la Eficiencia Energética, y su respectiva Ley y Reglamento, así también mediante un compromiso con la reconversión energética de actividades que hoy típicamente se realizan a través de medios no renovables como por ejemplo el Transporte con derivados del petróleo o el almacenamiento energético con fuentes no renovables.

En la misma línea, se debe avanzar en el incipiente electro movilidad y la incorporación de almacenamiento con baterías, hidrógeno verde u otros, en la medida que estos se presenten como alternativas confiables y sostenibles.