Descubren monumento militar de la Edad del Bronce cerca de base noruega de cazas F-35

Escondido debajo el musgo y la maleza, los expertos aún no han podido identificar las dimensiones reales del gran túmulo funerario.

77
Escondido debajo el musgo y la maleza, los expertos aún no han podido identificar las dimensiones reales del gran túmulo funerario.

Un gran túmulo funerario de la Edad del Bronce ha sido desenterrado en el condado noruego de Trondelag que alberga la base aérea de cazas furtivos F-35De producción estadounidense y donde se realizan también muchos ejercicios de la OTAN, informa la emisora nacional NRK.

Según los especialistas, el propósito del enorme montículo, de unos 3.000 años de antigüedad, era advertir a los agresores potenciales, al igual que la estación de combate de hoy en día.

Escondido debajo el musgo y la maleza, los expertos aún no han podido identificar las dimensiones reales del monumento militar de la Edad del Bronce

“El formidable túmulo funerario es mucho más grande de lo que se pensaba. Ahora hemos descubierto los 40 metros de diámetro y todavía no lo hemos destapado hasta el final […]

Tenía exactamente la misma función que la base militar actual”, señaló el historiador Daniel Johansen al enfatizar el papel disuasivo de ambas instalaciones.

De la Edad de Piedra a la Edad del Bronce

Las afirmaciones toman en cuenta la ubicación estratégica del túmulo, localizado en la desembocadura del fiordo de Trondheim, supervisando su entrada y salida.

Era claramente visible desde el mar, por lo que cualquier agresor potencial habría pensado dos veces antes de proceder con algún ataque, según un arqueólogo local Knut Stomsvik.

Hace unos 3.000 años, Noruega acababa de pasar de la Edad de Piedra a la Edad del Bronce.

No existen fuentes escritas de esta época, y quién erigió el montículo aún es un tema de discusión.

Johansen sugirió que el hallazgo dio a conocer otros detalles de la historia de la localidad, también conocida por sus conexiones con figuras históricas de la época vikinga

Como Ola Tryggvason y Olaf II el Santo, los reyes de Noruega que desempeñaron un papel importante para que la nación abrazara el cristianismo.