El periodista chileno Gonzalo Lira desaparece tras intentar huir de Ucrania

Una fuente de RT en inglés confirmó la desaparición de Lira, quien señaló en una serie de publicaciones en sus redes que su objetivo era cruzar la frontera y solicitar asilo político en Hungría

62
YouTube / Gonzalo Lira — Again

El periodista y bloguero chileno-estadounidense Gonzalo Lira, que reapareció este lunes en las redes y denunció ser objeto de torturas en una cárcel ucraniana mientras esperaba la celebración de un juicio en su contra por su actividad como periodista crítico con Kiev, ha desaparecido cuando intentaba abandonar el territorio de Ucrania.

Una fuente de RT en inglés confirmó la desaparición de Lira, quien señaló en una serie de publicaciones en sus redes que su objetivo era cruzar la frontera y solicitar asilo político en Hungría. Por su parte, el analista político Mark Sleboda comentó al canal que el bloguero fue detenido por guardias fronterizos de Ucrania y que, desde entonces, se desconoce su paradero.

“Puedo afirmar que Gonzalo Lira, buscado por el régimen de Kiev por el delito de criticarlo (también conocido como ‘libertad de expresión’), intentó escapar del régimen del Golpe de Kiev, apoyado por Occidente, a través de la frontera ucraniana hacia Hungría, donde pretendía solicitar asilo político. Puedo afirmar, además, que a Gonzalo Lira se le impidió cruzar en el lado ucraniano de la frontera y que desde entonces se encuentra desaparecido, ya por más de 24 horas”, indicó Sleboda la mañana del martes.

En sus redes sociales, el periodista, que pasó tres meses encarcelado tras ser arrestado en mayo por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), advertía en su cuenta de Twitter (ahora X) que si no logra cruzar la frontera le “hará desaparecer” el Gobierno del presidente Vladímir Zelenski por su “delito” de “hacer vídeos críticos con Occidente y su régimen sustituto de Kiev”.

Lira denunció también que las condiciones de la fianza pasaban por llevar una tobillera electrónica y no abandonar la ciudad de Járkov. Sin embargo, las autoridades ucranianas no le colocaron el dispositivo de rastreo y le devolvieron sus pasaportes y otros documentos. “Me dicen que no me vaya, pero dejan la puerta abierta. Quizá, me estén tendiendo una trampa para justificar que me encierren en un campo de trabajo”, tuiteó.

El periodista supuso también que, tras no presentarse en una audiencia judicial en Járkov, Kiev emitiría una orden de detención internacional en su contra, si bien tenía la esperanza de que Hungría no le entregaría. “Si no tienen noticias mías en las próximas 12 horas, ¡ayúdenme! Voy de camino a un campo de trabajo“, escribió Lira en la última de sus publicaciones disponibles hasta ahora.