El Vaticano ocultó 63 años la pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo

Las denuncias contra Maciel iniciaron en 1943 -dos años después de fundar los Legionarios de Cristo- siendo investigado sin resultados entre 1956 a 1959. Sólo la indagatoria realizada en 2006 impulsada por Benedicto XVI tras la muerte de Juan Pablo II, llevaron al sacerdote mexicano a ser recluido en su país hasta su muerte en 2008.

371
Marcial Maciel y Juan Pablo segundo el año 2004

El Vaticano conocía los casos de pederastia que involucraban al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, desde 1943 reveló un alto cargo de la institución, tras denunciar una “mafia” para encubrir los abusos.

La declaración fue hecha por el prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, João Braz de Aviz, quien afirmó que la Santa Sede tenía antecedentes de los abusos cometidos por Maciel desde 1943, consigna diario El País de España.

“Quien lo tapó era una mafia, ellos no eran Iglesia”,
 declaró Braz.

De acuerdo a este religioso, las denuncias contra Maciel iniciaron en 1943 -dos años después de fundar los Legionarios de Cristo- siendo investigado sin resultados entre 1956 a 1959. Sólo la indagatoria realizada en 2006 impulsada por Benedicto XVI tras la muerte de Juan Pablo II, llevaron al sacerdote mexicano a ser recluido en su país hasta su muerte en 2008.

Maciel fue una de las figuras más poderosas del siglo XX en la Iglesia Católica, siendo amigo de varios papas, como fue el caso de Pio XII que lo nombró patrono de las escuelas cristianos o Juan Pablo II que lo definió como un “guía eficaz” de la juventud, cuando ya se conocían públicamente las denuncias en su contra.

Además de los casos de abusos, el escándalo de Maciel también incluyó relaciones paralelas con mujeres y varios hijos.