Ezzati: No porque a un gato le pongo perro, comienza a ser perro

El arzobispo ha burlado y despreciado sin piedad, ni misericordia alguna el drama padecido por quienes ven día a día imposibilitado su derecho a ser llamados y tratados por su nombre y sexo social, Replico Rolando Jiménez

1372

Respecto al debate que se ha generado en torno a la Ley de Identidad de Género, que incluso ha dividido posiciones en el oficialismo en torno a los menores de edad abarcados en la iniciativa, se refirió el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

Consultado por el cambio de sexo registral para menores, el cardenal aseguró que “el tema fundamental no es simplemente la edad, es algo más profundo” cuestionando el valor y sentido de la discusión parlamentaria.
Ley de Identidad de Género será discutida este lunes: Gobierno prepararía modificación
“Más allá del nominalismo, hay que ir a la realidad de las cosas. No porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro. Yo lo que digo, digamos, es que es una cosa que tiene muy poco sentido, objetivamente. Puede tener un sentido humano, de satisfacción de una situación, de una petición, pero, objetivamente ¿qué cosa significa? Es un cambio de registro”, cuestionó el líder de la Iglesia Católica chilena.
Sin perjuicio de lo anterior, Ezzati aseguró que las “discusiones son buenas”, pero deben buscar el bien de todos, basado en la humanidad y respetando la antropología, tal como consignó Emol. La comisión mixta a cargo del proyecto de identidad de género, volverá a sesionar el próximo lunes, esperando la definición del Gobierno en torno a los menores de edad.

Reacciones

“Ezzati una vez más ha cruzado la raya de todo lo tolerable. Comparar con animales a los niños, niñas y adultos trans es una brutalidad extrema, que violenta la dignidad humana de manera escandalosa”, dijo el dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, Movilh, Rolando Jiménez.

Añadió que “el arzobispo ha burlado y despreciado sin piedad, ni misericordia alguna el drama padecido por quienes ven día a día imposibilitado su derecho a ser llamados y tratados por su nombre y sexo social. Esta situación ubica a la Iglesia Católica en un terreno de odio, de la transfobia, de la homofobia y del desprecio profundo hacia un grupo humano, lo cual se aleja del discurso cristiano por donde se mire”.

Rolando Jiménez, aseguró que las palabras del cardenal no impactarán en la tramitación de la Ley de Identidad de Género y acusó que la Iglesia Católica ha perdido el prestigio.

Por su parte la víctima del expárroco Fernando Karadima, Juan Carlos Cruz, acusó al cardenal de desalmado y dijo que “todas las opiniones deberían ser respetuosas, sobre todo la de alguien que, se supone, entrega su vida para proteger a las personas sin importar su condición sexual”. “Refleja lo que son muchos en la conferencia episcopal”, a quienes acusó de ser una “vergüenza”.