“Fue una imagen horrible”: Madre de joven quemado en colegio de La Ligua

El pasado 27 de septiembre en el Colegio Maese Da Vinci cuatro menores resultaron gravemente heridos, tras un accidente en una feria de ciencias.

1387

El colegio es uno de los pocos lugares en el que los padres dejan a sus hijos confiados de que estarán sanos y a salvo. Sin embargo, esta percepción puede cambiar de un segundo a otro cuando los establecimientos incurren en graves negligencias de seguridad.

Esto fue precisamente lo que ocurrió el pasado 27 de septiembre en el Colegio Maese Da Vinci, ubicado en la comuna de La Ligua, Región de Valparaíso, donde cuatro menores resultaron gravemente lesionados tras la realización de una feria científica.

Las llamas se originaron luego de que una estudiante, que no pertenecía a la exposición, lanzó alcohol a una maqueta que tenía una llama prendida, por lo que explotó causándole lesiones a siete alumnos.

Tras la grave situación, cuatro jóvenes debieron ser internados de urgencia en el Hospital San Agustín, mientras que los otros tenían lesiones leves por lo que no fueron hospitalizados.

Angélica López Barco, madre de un menor de 14 años que resultó con quemaduras grado 2 en su cuello y oreja, reveló a EL DÍNAMO que fue alertada por su hijo mayor respecto al accidente ocurrido en el establecimiento educacional.

“Me llama mi hijo mayor, que también estudia en el colegio, y me dice: mamá no sé que le pasa a mi hermano, por favor anda al hospital’ (…) me llamaron del colegio cuando yo ya estaba en el hospital con mi hijo, quien estaba totalmente en shock, quemado, fue una imagen horrible”, recuerda Angélica López.

“Cuando me llamaron desde el colegio les dije: ‘ahora me llaman, si yo ya estoy con mi hijo’. Y me dicen que no habían podido llamarme porque había más niños afectados y que tenían un solo teléfono (…) me descoloqué ante esa respuesta y averigüé cuántos  niños estaban heridos, porque pensé que eran muchos más, y ahí supe que eran cuatro los niños afectados. Mi hijo fue el último en ser trasladado, a pesar de que era el más grave”.

Desde el Colegio Maese Da Vinci indicaron, por medio de un comunicado, que la estudiante responsable fue suspendida y que se activó el protocolo de Violencia Escolar, el que incluso significó la aplicación de la Ley de Aula Segura mientras dure la investigación, sin embargo, los padres de la joven decidieron retirarla del recinto educacional.

“El director me dijo que había un protocolo, un plan de acción, y que ellos lo habían seguido. Y yo me molesté, o sea es la vida de mi hijo, no me puede venir a hablar de un protocolo cuando está en riesgo una vida, porque ellos no sabían la magnitud de las heridas que él tenía”, contó López.

“Pudo ser peor”

Respecto al momento de la emergencia, la apoderada detalló que “mi hijo estaba prendido, ardiendo en llamas, y no sólo él. Otro compañero también, él quedó prácticamente desnudo en la cancha del colegio porque tenía prendidas sus zapatillas, su pantalón…(…) los mismos compañeros fueron quienes los auxiliaron y los apagaron como pudieron, con sus manos o con lo que encontraron”.

Posteriormente, cuando ya se encontraba en el hospital el joven le pidió a su madre si podía reproducir una canción en su celular, el que acercó a su oído para comprobar que no había quedado sin audición. “En un comienzo él pensaba que había quedado convertido en un monstruo”, agregó López.

Fuente: Facebook Angélica López

“Fue muy impactante, él tiritaba mucho porque estaba en shock (…) mi hijo me dijo que pensaba que había quedado sordo y ciego. Él incluso tiene quemado dentro de su nariz, entonces pudo haber sido aún peor y yo podría estar lamentando una desgracia aún más grande con mi hijo”.

En ese sentido señala que tras una semana internado es probable que durante esta jornada sea dado de alta, pero que aún queda un largo camino recuperación, tanto física como psicológica.

“Tenemos que seguir viniendo a curaciones. Es un proceso largo por lo que me han explicado, porque tiene heridas de mucho cuidado, entonces se nos viene un largo tiempo de recuperación”, relató.

Negligencias y sumarios sin resolución

Tras el accidente, más de 100 alumnos decidieron tomarse el establecimiento educacional acusando constantes negligencias, como la falta de elementos de seguridad y emergencia.

“No sé dónde estaban las medidas de seguridad, no sé quién estaba a cargo, dónde estaban los responsables. Los alumnos solos, claramente se produjo una negligencia muy grande”, se pregunta Angélica.

“Ellos (colegio) dicen que estaban las personas encargadas de la feria de ciencias, y que la niña que lanzó el liquido tiene toda la responsabilidad. Yo les digo que la niña pudo haberlo hecho, pero es una niña ella no sabía la magnitud de lo que estaba haciendo. Sin embargo, sé que nadie estaba ahí para evitar la situación”, agregó.

La madre asegura que las autoridades del colegio, específicamente el director, han intentado bajarle el perfil al accidente, lo que según ella, es una conducta que el sostenedor tiene con todos los conflictos que han ocurrido en el colegio.

“Este director está hace como cuatro o cinco años, y esta ya es la gota que rebalsó el vaso ante muchas situaciones que han estado pasando (…) aquí ha habido de todo. Incluso el director ha aplicado la Ley Aula Segura contra un niño de siete años, por lo que han vinieron carabineros a llevarse al niño. Ha habido casos de bullying, acoso a profesores y a apoderados. Muchos han tenido que retirar a sus hijos del colegio”, contó.

Angélica asegura que cada vez que algún alumno vive situaciones de bullying u otros problemas, la autoridad inicia sumarios que nunca tienen una resolución.

“Finalmente el niño debe irse del colegio, porque el mismo director les dice a los padres – cuando vienen a pedir información sobre el asunto- que se lo lleven, porque para él es la única salida”.

Hasta ahora el director del Colegio Maese Da Vinci no se ha pronunciado respecto a las acusaciones en su contra.

Desde la Superintendencia de Educación aseguraron que tomaron conocimiento de los hechos ocurridos en un establecimiento educacional de La Ligua y que “de inmediato se dio inicio a una investigación de oficio. Por lo tanto, le solicitamos antecedentes de este caso al colegio, los que deberán ser remitidos en un plazo máximo de 48 horas”.

“Hacemos un llamado a los establecimientos a actualizar sus reglamentos internos y a incorporar en ellos protocolos de actuación ante accidentes escolares, situaciones de maltrato, acoso escolar o violencia entre miembros de la comunidad educativa, entre otros temas. Igualmente es importante que los colegios mantengan actualizado su Plan Integral de Seguridad Escolar (PISE), para enfrentar de manera adecuada situaciones como las vividas en el establecimiento de La Ligua. Al estar en investigación, no podemos entregar mayores antecedentes”, concluyeron.