Funicular del cerro San Cristóbal permanecerá cerrado durante un año

Las obras tendrán un costo de 1.400 millones de pesos y debieron contar con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) debido al carácter de monumento histórico que ostenta desde el año 2000.

669

364 días de corrido permanecerá cerrado el tradicional funicular del cerro San Cristóbal de Santiago, debido a obras de conservación que comenzarán a ser ejecutadas este primer semestre de 2020.

Aunque no se conoce aún la fecha exacta del inicio de los trabajos, la dirección del Parque Metropolitano (Parquemet) decidió llevar a cabo la suspensión en su servicio más larga de sus casi 100 años de historia, aclarando que si bien no existe riesgo en su actual estado, es necesario para prolongar su vida útil y mejorar su estética.

“Toda esta estructura del funicular no ha tenido una intervención mayor en términos de restaurarla y ponerla en valor. Algunas intervenciones tienen carácter estructural y otras más bien estético, estas últimas asociadas principalmente a las estaciones”, aseguró a El Mercurio el jefe de la división técnica de Parquemet, Eduardo Villalobos.

Las obras tendrán un costo de 1.400 millones de pesos y debieron contar con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) debido al carácter de monumento histórico que ostenta desde el año 2000.

Entre los trabajos proyectados se encuentra un reforzamiento general en la estructura, “a fin de asegurar su estabilidad y adecuado funcionamiento”, por lo que se construirá un muro de contención de hormigón en 90 de los 485 metros que recorre el funicular.

También se mejorará la carpeta de rodado que soporta los rieles y se restaurarán las 3 estaciones con las que cuenta el recorrido, incluyendo la vegetación que rodea el monumento, inaugurado en 1925.

Eso sí, Parquemet aclaró que las faenas no incluyen la nueva estación proyectada en la ampliación del Parque Metropolitano, ya que esta corresponde al proyecto “Chile Nativo”, que duplicará la superficie del zoológico. Tampoco permitirá que quienes desciendan de la cumbre puedan ingresar directamente al zoológico, una crítica frecuente de quienes deben volver a pagar su pasaje para subir hasta él.

Los trabajos deberían finalizar a mediados de 2021.