Justicia Alemana Declara No Apto para Juicio al Último Guardia Vivo de Sachsenhausen

Gregor Formanek, de 99 años, acusado de complicidad en más de 3.300 asesinatos, evade proceso judicial por razones de salud

39
Campo de concentración de Sachsenhausen

El sistema judicial alemán ha decidido no procesar a Gregor Formanek, el último guardia vivo del campo de concentración nazi de Sachsenhausen, acusado de complicidad en el asesinato de más de 3.300 personas.

El Tribunal Regional de Hanau ha declarado a Formanek, de 99 años, no apto para ser juzgado debido a su avanzada edad y supuesto mal estado de salud, según informó el diario alemán Bild.

Formanek, de origen rumano, se unió a las SS en julio de 1943 y sirvió en el batallón de guardia de Sachsenhausen, un campo tristemente célebre por sus cámaras de gas y experimentos médicos. La Fiscalía lo acusa de haber “apoyado el asesinato cruel e insidioso de miles de prisioneros” durante su servicio.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Formanek fue detenido por el Ejército Rojo y condenado a 25 años de prisión por espionaje y crímenes contra la humanidad. Después de su liberación, se trasladó a Alemania Occidental, donde vivió una vida tranquila hasta que fue descubierto por periodistas el pasado agosto, lo que llevó a la presentación de cargos en su contra.

La decisión del tribunal ha generado una fuerte reacción. Efraim Zuroff, principal cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal, calificó el fallo de “indignante y muy decepcionante”, argumentando que la edad de Formanek no disminuye su culpabilidad. Tanto la Fiscalía como Hans-Jurgen Forster, abogado de los demandantes conjuntos, han anunciado su intención de apelar la decisión en los próximos días.

Este caso reaviva el debate sobre la justicia tardía en los crímenes del Holocausto y plantea preguntas sobre cómo equilibrar la necesidad de rendición de cuentas con las consideraciones humanitarias hacia acusados ​​de edad avanzada. Mientras tanto, la posibilidad de que Formanek evada la justicia por sus presuntos crímenes continúa siendo un tema de controversia y discusión en Alemania y más allá.

TE PUEDE INTERESAR