Justicia condena a exagentes de la dictadura por crimen de diplomático español

Los miembros de la DINA llevaron a Soria a un centro clandestino de detención y lo interrogaron y torturaron durante dos días, hasta que falleció producto de las duras sesiones, que incluyeron el uso de gas sarín.

271
Créditos Fotograficos : CEPAL

Santiago, 23 ago (Sputnik).- La justicia chilena condenó el martes a siete exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) por el asesinato del diplomático español Carmelo Soria en 1976.

“La Corte Suprema dictó sentencia definitiva en la investigación por el homicidio calificado del ciudadano español y funcionario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Carmelo Soria Espinoza, ilícito cometido el 14 de julio de 1976, en la Región Metropolitana”, informó el Poder Judicial a través de un comunicado.

Los siete exagentes pertenecieron a la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de Pinochet, siendo Guillermo Salinas el imputado que recibió las condenas más largas; la primera, de 15 años y un día en calidad de autor del homicidio y la segunda de 541 días, por asociación ilícita.

Le siguieron Pedro Espinoza y Raúl Iturriaga, con condenas de 15 años; Juan Morales, René Quilhoy y Pablo Belmar, con diez años; Eugenio Covarruvias con cuatro años y Sergio Cea, con 600 días de cárcel, este último imputado por falsificación de instrumento público.

Soria trabajaba en Chile el 14 de julio de 1976 como funcionario de la Cepal cuando fue secuestrado por los agentes de Pinochet, ya que era sindicado como un diplomático simpatizante del fallecido presidente socialista Salvador Allende (1970-1973).

Los miembros de la DINA llevaron a Soria a un centro clandestino de detención y lo interrogaron y torturaron durante dos días, hasta que falleció producto de las duras sesiones, que incluyeron el uso de gas sarín.

La versión oficial de la dictadura en ese entonces fue que Soria murió producto de un accidente automovilístico, revelándose posteriormente que la escena fue un montaje.

Durante la dictadura de Pinochet más de 28.000 personas fueron torturadas, 3.227 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales. (Sputnik)