La salud materna sufre un retroceso de 20 años en América Latina y el Caribe

"La mortalidad materna en las Américas, en vez de reducirse, está aumentando, y eso no es producto del covid-19 (…) las nuevas cifras no toman en cuenta lo que pasó en el 2021 y aun así la tendencia de muerte materna en la región se invirtió"

296
Imagen de one_life en Pixabay

Montevideo (Mesa Américas), 27 mar (Sputnik).- América Latina y el Caribe sufrió un retroceso alarmante en la salud materna en los últimos años, dijo en diálogo con la Agencia Sputnik el asesor regional en Salud Materna de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Bremen De Mucio.

“La mortalidad materna en las Américas, en vez de reducirse, está aumentando, y eso no es producto del covid-19 (…) las nuevas cifras no toman en cuenta lo que pasó en el 2021 y aun así la tendencia de muerte materna en la región se invirtió”, dijo De Mucio.

Los especialistas hablan de un retroceso de 20 años en los indicadores de América Latina y el Caribe, ya que, según datos del informe Tendencias en la mortalidad materna de 2020 de los organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la razón de mortalidad materna (número de muertes por cada 100.000 nacidos vivos) se incrementó en un 15 por ciento entre 2016 y 2020, luego de una reducción del 16,4 por ciento entre 1990 y 2015.

Alrededor de 8.400 mujeres mueren cada año en la región a causa de complicaciones en el embarazo, el parto y el puerperio, según el informe presentado en febrero, que da un seguimiento de las muertes maternas a nivel nacional, regional y mundial.

La hipertensión en el embarazo, la hemorragia y las complicaciones por aborto inseguro son las causas más comunes.

Sin embargo, la evidencia muestra que nueve de diez de estas muertes se pueden evitar con cuidados de calidad, acceso a métodos anticonceptivos y reduciendo las desigualdades de acceso a la atención, explicó De Mucio.

El retroceso en la reducción de la mortalidad materna tiene que ver, en gran parte, con que el tema no es una prioridad para las autoridades.

“Los gobiernos se han creído que ya no había que hacer más nada y que la mortalidad materna estaba resuelta”, dijo al señalar que muchos de los presupuestos destinados a la salud materna comenzaron a volcarse a las enfermedades crónicas no trasmisibles, “que matan en proporción muchísima más gente”.

Respecto a los países con mayores índices de muerte materna, De Mucio explicó que, en términos de razón de mortalidad, Haití sigue liderando la tabla, seguido actualmente por Venezuela, que nunca antes había estado en el segundo lugar en este rubro.

Sin embargo, señaló que en México y Brasil también se debe prestar mucha atención a este tema, ya que aunque su razón de mortalidad materna se adapta al promedio de la región, por el número de sus poblaciones y nacimientos son países que aportan un enorme porcentaje de todas las muertes en América Latina y el Caribe.

EVITABLES

Desde la OPS explican que las muertes evitables son las que son de causa directa, “mujeres sanas que tienen una complicación en el parto, embarazo o puerperio, el abordo entre dentro de esas complicaciones”.

Para De Mucio, el 100 por ciento de estas muertes deberían desaparecer, ya sea por el aborto, la preclamsia o problemas en la atención del parto, y el objetivo es que en el futuro solo existan fallecimientos de causa indirecta, por ejemplo, cuando una mujer tienen una enfermedad que se agrava en el curso del embarazo.

Sobre las muertes por aborto, resaltó que la interrupción voluntaria del embarazo sigue siendo un problema en la región, donde “hay un debe muy grande en una cantidad enorme de países, incluso en donde existe alguna reglamentación de aborto seguro”, ya que no todas las mujeres llegan a tiempo a los períodos en los que se autoriza el procedimiento o existen barreras para que las mujeres accedan finalmente a su derecho.

CAMPAÑA

El Grupo de Trabajo Regional para la Reducción de la Mortalidad Materna (GTR) -integrado por la OPS y otras agencias de las Naciones Unidas, organismos bilaterales y multilaterales de cooperación, organizaciones no gubernamentales y redes profesionales de la región- lanzó a principios de marzo la campaña “Cero Muertes Maternas. Evitar lo evitable”, que llama a la acción para reducir la mortalidad materna en la región.

De Mucio explicó que el primer objetivo de la campaña es reposicionar en la agenda de los países el tema de la salud materna.

Para eso se buscará promover las acciones cuya efectividad es conocida, dijo, como las que están incluidas en el consenso estratégico interagencial alcanzado hace dos años, el cual recomienda una serie de medidas prioritarias para acelerar la reducción de las muertes maternas, que van desde la atención hasta la planificación familiar, y contempla, entre otras cosas, el aborto.

El asesor regional de OPS explicó que “están muy de moda” las innovaciones, pensar en innovar para que la mortalidad materna se reduzca, pero consideró que antes se deberían aplicar las intervenciones que no son nuevas y hay evidencia de que son efectivas, ya que no se están aplicando o se hace de forma insuficiente.

“Hacer lo que ya los países se han comprometido a hacer, más allá de las innovaciones”, señaló.

La meta comprometida por los países de la región en la Agenda de Salud Sostenible para las Américas de la OPS, es disminuir de 30 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos,

El año pasado, la razón de mortalidad materna en América Latina y el Caribe fue de 68 por cada 100.000 nacidos vivos. (Sputnik)