Loas y cuestionamientos al equipo de Boric antes de salir a la cancha

Cuando todo parecía calzar para el equipo de Boric, surgieron los primeros cuestionamientos. Antiguas querellas judiciales, denuncias de abuso laboral y unos tuits de connotación machista tienen enredados a algunos futuros ministros y subsecretarios.

135
Cuando todo parecía calzar para el equipo de Boric, surgieron los primeros cuestionamientos. Antiguas querellas judiciales, denuncias de abuso laboral y unos tuits de connotación machista tienen enredados a algunos futuros ministros y subsecretarios.

Santiago, 10 feb (Sputnik).- Todo fue miel sobre hojuelas para el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, cuando en enero presentó a las 24 personas que integrarán su gabinete desde el 11 de marzo.

De manera transversal, derechistas e izquierdistas elogiaron el anuncio, destacando que por primera vez en la historia habrán más mujeres que hombres liderando carteras (14 versus 10). Además, la doctora Izkia Siches será la primera ministra del Interior del país.

A comienzos de este mes, el actual diputado del bloque de izquierda Frente Amplio dio a conocer a sus 39 futuros subsecretarios, manteniendo la lógica de equidad de género y dando cabida a diversos partidos de la izquierda y centroizquierda. No limitarse a su coalición para los nombramientos también concitó buenos comentarios.

Cuando todo parecía calzar para el equipo de Boric, surgieron los primeros cuestionamientos. Antiguas querellas judiciales, denuncias de abuso laboral y unos tuits de connotación machista tienen enredados a algunos futuros ministros y subsecretarios.

MINISTRA ENTRE LAS CUERDAS

Alexandra Benado tiene 45 años, fue seleccionada de fútbol y Boric le pidió que sea su próxima ministra de Deportes.

Además del balompié, Benado ejerce un activismo pro diversidades sexuales y si asume el cargo en marzo, se convertirá en la primera ministra abiertamente lesbiana de la historia.

Su historia está marcada por el exilio y la muerte de su madre, una opositora del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990) que fue asesinada por los agentes de la dictadura en 1983.

Esto impulsó a la exseleccionada al activismo por los derechos humanos y por años ejerció como coordinadora ejecutiva de Londres 38, un antiguo centro de torturas convertido ahora en un espacio de memoria.

Pero tras el nombramiento de Benado, un grupo de extrabajadores de esa fundación la acusó de ejercer maltrato, abuso laboral y hostigamiento.

“Me hago responsable de este tweet. Alexandra Benado fue mi jefa en Londres 38. Maltratadora y desde mi punto de vista, bastante ineficiente, cosa que se lo dije cuando renuncié. Terminó por acabar con todo el equipo original y sobre mí, ejerció maltrato psicológico”, relató la periodista Lissette Fossa.

A esa denuncia se unieron otros exmiembros de Londres 38, entre ellos la escritora Andrea Ocampo, quien trabajó bajo las órdenes de Benado entre 2017 y 2019. En conversación con la Agencia Sputnik, señaló que la futura ministra ejerció contra ella un grave hostigamiento laboral.

“Esto se refiere a humillaciones, burlas, menosprecios y declaraciones en descrédito de mi persona, llegando al punto de avasallar de manera intimidante con gritos, golpes en la mesa, amenazas de despido y cuestionamientos a mi permanencia en la organización”, contó.

A su vez, afirmó que Benado la denigraba con tratos vejatorios, profiriendo epítetos como “tonta”, “loca” o preguntando “¿Qué estudiaste tú?”. Ocampo enumeró que su exjefa realizó: sobrecarga de trabajo selectivo, movilizó metas imposibles de cumplir en corto tiempo de acomodación y utilizó violencia verbal.

“La señora Benado tiene una seria incapacidad de diálogo y de habilidades blandas, necesarias para un cargo de cara a la ciudadanía. Su tozudez, insolencia y agresividad son incompatible con cargos de responsabilidad democrática. Puedo asegurar que no está calificada para ser ministra”, dijo.

Asimismo, criticó al presidente electo por mantener su nombramiento a pesar de las acusaciones. “El silencio es cómplice. Esta desidia y desinterés de Gabriel Boric nos habla de la irrelevancia de las víctimas ante abuso de poder, de la soberbia de sus decisiones y la incapacidad de conversar con otras personas que no sean su círculo cercano”, sostuvo.

Benado respondió a los cuestionamientos entrevista con radio ADN: “Con humildad digo que, si alguien se sintió ofendido o incómodo en un contexto de trabajo, pido disculpas”. Pero descartó renunciar al nombramiento y fue blindada por el círculo de Boric.

A esto se sumó una segunda polémica. Los medios revelaron que en 2014, cuando Benado trabajaba en el departamento de Deportes de la municipalidad de Providencia (centro), cobró sueldo de horas extras por más de un millón de pesos (1.250 dólares) mientras estaba de vacaciones en Brasil.

Nuevamente, Benado debió salir a dar explicaciones. “Fue un error administrativo”, señaló, asegurando que ya había devuelto ese dinero.

OTROS EN PROBLEMAS

El ingeniero civil Alfredo Gutiérrez, nombrado por Gabriel Boric en el cargo de subsecretario de Obras Públicas, causó ruido por una querella en su contra interpuesta en los tribunales de Justicia. Una empresa lo acusa de entregar pagos desfasados mientras ejercía como funcionario de la misma cartera que liderará desde marzo.

El entorno cercano de Gutiérrez lo defendió, explicando a los medios que la denuncia fue hecha por una empresa cuestionada por incumplimientos de contrato con el Estado.

El próximo subsecretario de Fuerzas Armadas Galo Eidelstein del Partido Comunista (izquierda) recibió dardos desde la derecha, debido a que en su pasado se desempeñó como vicerrector de gestión, operaciones y finanzas de la extinta Universidad Arcis.

Esta institución sufrió una crisis económica, terminó en la quiebra y sus alumnos debieron ser reubicados. Muchos acusan que Eidelstein fue uno de los causantes de la mala administración de la casa de estudios.

Sin embargo, varios izquierdistas argumentan que el real problema de la derecha con el nombramiento de Eidelstein es que, de asumir, se convertirá en el primer militante comunista al mando de la subsecretaría de Fuerzas Armadas.

Un consejo que deberían tomar todas las autoridades electas es revisar su historial de Twitter, para que no les suceda lo del próximo subsecretario de Transportes Cristóbal Pineda.

“Camila Vallejo está más rica (sexy) que nuca”, escribió en agosto de 2011. Y cuando la parlamentaria anunció que sería madre, el ingeniero tuiteó: “Se acabó el sueño, cabros (chicos). Camilla Vallejo está embarazada”.

En 2012, Pineda tipeó: “Pregunta de una amiga: cuando tú vez una mina pechugona y potona ¿Qué piensas? ¿Que es rica o que es fértil?”. Cuando estos mensajes salieron a la luz, Pineda pidió disculpas y los eliminó.

Gabriel Boric asume el Gobierno el 11 de marzo junto a sus ministros y subsecretarios, tras el fin de los cuatro años de mandato del presidente Sebastián Piñera. (Sputnik)