Oposición contra reforma a Fonasa: “Cuida el negocio de las Isapres”

La existencia de prestadores externos a la red de salud pública fue cuestionada por la oposición, debido a que el Estado deberá pagar a otras instituciones de salud para reducir las listas y tiempos de espera.

499

El presidente Sebastián Piñera presentó el proyecto de reforma a la salud pública denominado Mejor Fonasa, que entre otras cosas comprende la creación de un Plan de Salud Universal y un nuevo Seguro de Medicamentos.

La existencia de prestadores externos a la red de salud pública fue cuestionada por la oposición, debido a que el Estado deberá pagar a otras instituciones de salud para reducir las listas y tiempos de espera.

El plan “Mejor Fonasa” sería la reforma más importante al sistema en 10 años y busca garantizar prestaciones de medicina preventiva, enfermedades consideradas en el Auge, las atenciones de urgencia vital, prestaciones curativas hospitalarias y cirugías mayores ambulatorias, las consultas médicas ambulatorias, insumos y medicamentos y el seguro catastrófico, actualmente en discusión legislativa.

Además, anunció la creación del Plan de Salud Universal, un conjunto garantizado de soluciones de salud al que tendrá acceso toda la población; junto con mejoras a la Modalidad de Libre Elección, con licitación de prestadores asociados.

A estos dos puntos se refirió el presidente Piñera, aludiendo que estos prestadores posiblemente serán un eje de conflicto en la discusión del proyecto. Sin embargo, aseguró que permitirían obtener, incluso, precios más bajos que en la red pública.

El director nacional de Fonasa, Marcelo Mosso, anticipó que los tiempos de implementación serán graduales. En tanto, la subsecretaria de Salud, Paula Daza, explicó que será Fonasa quien determine los pacientes que se derivarán a otras instituciones para descongestionar las listas de espera y cumplir con los tiempos máximos.

El diputado de RN Andrés Celis, integrante de la Comisión de Salud, destacó la creación de este proyecto y la calificó como una propuesta pública que no privatiza el sistema.

Es este sentido, el diputado socialista Juan Luis Castro valoró también el proyecto, aunque cuestionó la nula referencia a los tiempos en que se iría aplicando, en específico si comenzará durante este Gobierno.

En el Colegio Medico calificaron esta reforma como insuficiente. La presidenta del gremio, Izkia Siches, dijo que esperan ser considerados en la discusión de una agenda de salud, que responda a las demandas del país.

El proyecto ya fue cuestionado desde la oposición. Mediante un comunicado por 9 partidos, entre ellos Revolución Democrática, el PPD, el Partido Socialista, Radical y Comunista, se aseguró que detrás del “Plan Universal de Salud” hay intencionalidad de profundizar las lógicas del Estado Subsidiario y una defensa irrestricta al mercado en la salud.

Dijeron que “este proyecto cuida el negocio de las Isapre y busca entregar nuevos clientes a las clínicas privadas, horadando la obligación por ley que tiene Fonasa de utilizar y financiar a la red pública. Las consecuencias de este ‘Plan’, implicaría perpetuar la segmentación por ingresos en el sistema de salud, acelerar el desmantelamiento de la red pública de salud, fortalecer el mercado y empeorar los beneficios que actualmente tienen los afiliados de Fonasa, dado que este será un ‘Plan’ mínimo, alejándonos de una cobertura universal de salud”.

Revisa el comunicado:

Hace cuatro décadas el sistema de salud está agonizando, en una sociedad que protege el lucro por sobre los derechos humanos. Muchas y muchos han llamado a reformas profundas para acabar con los abusos de las ISAPRE, los tiempos de espera excesivos en el sector público, y la deshumanización generalizada de la salud. Hoy día la fuerza social exige y hace posible las reformas que se requieren.

Desde el mundo social, compuesto por usuarios organizados, gremios y colegios profesionales de la salud, se ha levantado una agenda con el fin de superar la crisis sanitaria, que incluye: 1. Establecer el derecho constitucional a la salud, 2. Mancomunar los recursos de la seguridad social en un administrador único, transformando a las ISAPRE en seguros complementarios, 3. Aumentar el gasto público en salud a un 6% del PIB, 4. Aumentar el per cápita basal de la Atención Primaria a $10.000 pesos. En apoyo a estas, y las demandas históricas para la salud en Chile, ponemos a disposición nuestros esfuerzos para avanzar en estos ejes que a nuestro parecer permitirán transformar la salud en un derecho.

1. RECHAZAMOS LA AGENDA PRIVATIZADORA EN SALUD DEL GOBIERNO

El Gobierno presenta una propuesta de reforma que va en contra de lo levantado con el movimiento social. Detrás del nombre “Plan Universal de Salud” hay intencionalidad de profundizar las lógicas del Estado Subsidiario y una defensa irrestricta al mercado en la salud. Este proyecto cuida el negocio de las ISAPRE y busca entregar nuevos clientes a las clínicas privadas, horadando la obligación por ley que tiene FONASA de utilizar y financiar a la red pública. Las consecuencias de este “Plan”, implicaría perpetuar la segmentación por ingresos en el sistema de salud, acelerar el desmantelamiento de la red pública de salud, fortalecer el mercado y empeorar los beneficios que actualmente tienen los afiliados del FONASA, dado que este será un “Plan” mínimo, alejándonos de una cobertura universal de salud.

2. SALUD DERECHO CONSTITUCIONAL

En el proceso constituyente que se aproxima, debemos establecer que: Todas las personas tienen el derecho de vivir con condiciones de calidad de vida y ambientales que propicien la salud y un sistema público que la resguarde, garantizando la promoción de la salud y el acceso al cuidado preventivo, curativo, y de rehabilitación accediendo según necesidad, sin importar la capacidad de pago. Que siendo un sistema universal, éste debe resguardar y respetar los derechos de la diversidad cultural, sexual, o de las necesidades especiales de cualquier otro grupo, asegurando una participación social directa en su gobernanza en todos los niveles. Como Partidos nos comprometemos a facilitar e impulsar la participación del mundo social en el proceso constitucional que se avecina, así como los contenidos que se busquen introducir por el mundo social en materia del derecho a la salud.

3. FONDO Y ADMINISTRADOR ÚNICO DE SALUD

Propondremos un proyecto de ley para reunir aportes fiscales y cotizaciones obligatorias en un fondo único solidario, que avance en alcanzar al menos 6% del PIB de inversión pública en el corto plazo (8% en mediano plazo); con un administrador único público, que asegure cobertura universal y acceso oportuno a redes públicas organizadas, de calidad, integradas y basadas en la Atención Primaria (esto se podrá llamar fondo único o seguro nacional de salud). Así también, asegurando acceso a medicamentos a muy bajo costo y gratuitos en los puntos de atención. Con esto, las ISAPRE dejarán de administrar y lucrar con los fondos de la seguridad social, transformándose en seguros complementarios regulados, financiados sólo con aportes voluntarios de personas que buscan otras condiciones de hotelería o prestaciones de menor relevancia sanitaria. Se asegurará una transición justa para actuales afiliados a ISAPRE.

4. PRIORIDADES QUE REQUIEREN ABORDARSE CON IGUAL URGENCIA

Mediante un trabajo con organizaciones sociales, se requiere reformar la Atención Primaria para que esté a cargo de un territorio, de toda la población que lo habita y de las condiciones de vida. Se deben reformular sus responsabilidades para realizar acciones integrales, individuales y comunitarias, que previenen y resuelven lo urgente, lo más frecuente y lo más grave (desde riesgos medioambientales, sociales y laborales hasta consecuencias como la obesidad, cardiovascular, cáncer, salud mental, abuso de drogas, discapacidad, salud bucal, dolor crónico, y otras prioridades) de la infancia hasta los adultos mayores. Así también, lograr una estrecha coordinación con hospitales y otros sectores, como educación, deporte, vivienda y trabajo, garantizando una participación efectiva de las comunidades, asegurando un financiamiento al primer nivel de atención que sea de al menos un tercio del financiamiento global ($10.000 per cápita basal en 2020).

Se requieren también reformas urgentes para aumentar, retener y estimular al personal sanitario público, mejorando la formación, condiciones de trabajo y desarrollo para satisfacer las necesidades de la población; además de planes de inversión y gestión destinados a resolver en corto plazo las largas listas de espera. Esta y otras medidas permitirán eliminar los negocios de la salud pública, evitando ineficiencias y confundir el interés del paciente con el interés del lucro.

Estas reformas, que esperamos construir en conjunto con las organizaciones sociales de la salud, serán parte de una transformación mayor del Estado en medio de este proceso constituyente para otorgar dignidad, mejorar la calidad de vida, terminar con la odiosa separación de sub-sistemas para chilenos de primera y segunda clase, y fomentar el desarrollo pleno de todas las personas, familias y comunidades.

PARTIDOS POLÍTICOS QUE SUSCRIBEN REPRESENTADOS POR SUS PRESIDENTES

Heraldo Muñoz – Partido por la Democracia
Álvaro Elizalde – Partido Socialista de Chile
Catalina Pérez – Partido Revolución Democrática
Camilo Lagos – Partido Progresistas de Chile
Guillermo Teillier – Partido Comunista de Chile
Carlos Maldonado – Partido Radical de Chile
‎Gael Yeomans – Partido Convergencia Social
Javiera Toro – Partido Comunes
Catalina Valenzuela – Partido Humanista