Organizaciones e indígenas de altiplano andino piden a gobiernos frenar industria de litio

Llaman al presidente Gabriel Boric, como patrocinador del VI Foro del Litio 2022, a poner en práctica "los compromisos que su administración ha adoptado en materia de justicia socioambiental y de acceso a la información y a la participación como la reciente firma del Acuerdo de Escazú".

74
Imagen de TravelCoffeeBook en Pixabay

Montevideo (Mesa Américas), 28 sep (Sputnik).- Organizaciones sociales, dirigentes comunitarios indígenas e investigadores del altiplano andino emitieron este miércoles una declaración en la que instan a los gobiernos de Argentina, Bolivia, y Chile a desestimar las inversiones para la extracción de litio hasta proteger los ecosistemas que acogen los proyectos.

“Las y los firmantes instamos a que los gobiernos de Chile, Argentina y Bolivia desistan de atraer inversión sin antes ejecutar políticas de protección real de estos ecosistemas, con estrategias que aseguren la participación vinculante de comunidades locales y de la sociedad civil para la mitigación de los efectos de la crisis climática con la mirada puesta no en los mercados sino en los propios territorios de extracción”, dice la declaración.

El texto, titulado “El agua vale más que el litio”, expresa la preocupación de las organizaciones y comunidades al observar que “las empresas mineras y de la electromovilidad, junto a sus organismos asociados y lobbistas, continúan abordando la explotación del litio con total opacidad”.

La declaración surge del II Encuentro Plurinacional por los salares y humedales andinos, realizado el 23 y 24 de septiembre en Chile, y expresa preocupación por el VI Foro del Litio 2022 que se celebra este miércoles en Santiago y el avance de la industria del este mineral.

El foro, según el texto, es un “espacio de encuentro e intercambio entre representantes de la industria y ejecutivos de compañías nacionales y extranjeras para, en nombre de la extracción del litio, contribuir a la mercantilización, explotación y destrucción de los ya degradados salares y humedales andinos”.

Los y las firmantes señalan que ante la creciente demanda de la industria de la electromovilidad “como una de las principales estrategias de mitigación del cambio climático definidas por el norte global”, han visto cómo la minería del litio aumentó sus proyectos y se extendió en los territorios.

“Bajo cuestionables conceptos como minería responsable o valor social de la minería, y la ya conocida promesa de generación de puestos de trabajo- que sabemos son precarios y a corto plazo- la industria del litio perpetúa prácticas que destruyen salares y humedales andinos, ecosistemas frágiles claves para la vida de cientos de comunidades que habitan en torno a ellos en Chile, Argentina y Bolivia”, dice la declaración.

En ese sentido, advierten que la extracción del litio “pone en riesgo no solo el balance para una rica biodiversidad que no conoce de límites fronterizos, sino que también es una amenaza para las personas que ven negado su derecho al agua y al territorio para llevar adelante sus proyectos de vida y actividades productivas de subsistencia como la agricultura y el turismo”.

Finalmente, llaman al presidente chileno, Gabriel Boric, como patrocinador del VI Foro del Litio 2022, a poner en práctica “los compromisos que su administración ha adoptado en materia de justicia socioambiental y de acceso a la información y a la participación como la reciente firma del Acuerdo de Escazú”.

También invitan a la comunidad internacional “a conocer esta problemática que se vive en el sur del mundo”, pero que tiene impactos a escala mundial.

“La protección de los salares y humedales andinos es responsabilidad de todos y todas. El agua vale más que el litio”, concluyen.

El encuentro plurinacional fue organizado por el Observatorio Plurinacional de salares andinos (OPSAL), la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y la Fundación Tantí y contó con la participación de más de 20 organizaciones sociales, expertos y representantes de comunidades indígenas del altiplano andino de Chile, Bolivia y Argentina. (Sputnik)