OSCAR: una pequeña nave espacial que limpiará la basura del espacio

Según el aclamado astrofísico Jonathan McDowell, hay casi 7.200 toneladas de basura espacial. Casi la mitad de los objetos representan restos de cohetes y sondas estadounidenses.

927
CC0 / NASA Orbital Debris Program Office / Debris-GEO1280

La web de noticias de espacio y ciencia Space anunció que los científicos están desarrollando un “cubo de limpieza” llamado OSCAR (Obsolete Spacecraft Capture and Removal, en español: Captura y Eliminación de Naves Obsoletas). OSCAR está pensado para que atrape y saque de órbita los escombros utilizando redes y amarres que llevará a bordo.

El cubo de limpieza lo haría de manera relativamente autónoma, con poca orientación de los controladores en tierra.

“Le decimos a OSCAR qué hacer y luego tenemos que confiar en ello”, dijo en un comunicado el líder del proyecto Kurt Anderson, profesor de ingeniería mecánica, aeroespacial y nuclear del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, publicó Space.

La basura espacial es un gran problema, y ​​está empeorando. De acuerdo con los cálculos de la Agencia Espacial Europea, casi 129 millones de fragmentos de escombros están zumbando alrededor de la Tierra en este momento, aproximadamente 34.000 de los cuales tienen al menos cuatro pulgadas (10 centímetros) de ancho.

Según el aclamado astrofísico Jonathan McDowell, hay casi 7.200 toneladas de basura espacial. Casi la mitad de los objetos representan restos de cohetes y sondas estadounidenses.

Estos objetos se mueven tan rápido, por ejemplo, a 17.500 mph (28.200 kilómetros por hora) en órbita terrestre baja, que incluso los más pequeños podrían dañar un satélite.

“La cantidad de escombros observados está aumentando más rápido ahora que la velocidad a la que realmente estamos poniendo más objetos en el espacio. Esto es una indicación de que [las] ​​etapas más tempranas del Síndrome de Kessler pueden estar sobre nosotros”, advirtió Anderson.

Se le llama Síndrome de Kessler al descubrimiento en 1978 del científico de la NASA Donald Kessler, quien advirtió que el aumento de la concentración de ‘basura’ en el espacio podría llevar a que un solo impacto fuera bastante para que se produjera una reacción en cadena, de tal manera que todos los satélites resultaran destruidos.