Presidente Boric lanza plan de búsqueda de detenidos desaparecidos en dictadura

En el acto se puso énfasis que esta es la primera vez que el Estado asume intersectorial y coordinadamente el esfuerzo de esclarecer las circunstancias de desaparición y/o muerte y destino de las personas víctimas de desaparición forzada

262
Esta tarde, el Mandatario firmó desde la Plaza de La Constitución el decreto que transforma esta iniciativa en el marco de la conmemoración del Día Internacional del Detenido Desaparecido.

Santiago, 30 ago (Sputnik).- El presidente de Chile, Gabriel Boric, dio inicio este miércoles al plan nacional de búsqueda, que tiene como objetivo ubicar los restos mortales de las personas que el régimen del dictador Augusto Pinochet (1973-1990) asesinó e hizo desaparecer.

“Nos reunimos hoy para firmar el decreto que consolida el Plan nacional de Búsqueda, Verdad y Justicia con ocasión del Día Internacional del Detenido Desaparecido, creando una política pública permanente con la que nos hacemos cargo como Estado, no como Gobierno, de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para esclarecer las circunstancias de desaparición y muerte y el destino final de los compatriotas víctimas de desaparición forzada”, señaló el mandatario durante la ceremonia de presentación del plan.

La estrategia, lanzada en el marco del Día Internacional del Detenido Desaparecido y de los 50 años del Golpe de Estado de Chile que se cumplen en septiembre, funcionará a través de una serie de medidas gestionadas por el ministerio de Justicia dedicadas a la búsqueda física de los cuerpos y también, a la búsqueda de la verdad, ya que en muchos casos las circunstancias de los asesinatos no son claros tras haber sido ocultados por el régimen dictatorial de Pinochet.

El presidente dio un discurso donde llamó a la ciudadanía a reflexionar y a ponerse en los zapatos de aquellas personas que perdieron un familiar en dictadura.

“¿Cómo se enfrenta una búsqueda cuando te dicen que acá no se ha perdido nada? Imaginemos la dificultad de ponerle mantequilla al pan en la mañana o de acostar al hijo huérfano de padre o madre sin saber qué decirle, porque no se sabe qué pasó ¿En qué momento, después de tantas puertas golpeadas, se asume la muerte? ¿Hay un momento en que se asume la muerte?”, preguntó.

A la ceremonia asistieron agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos, organizaciones pro derechos humanos, líderes políticos y civiles y la autoridad que estará encargada de llevar adelante el plan, el ministro de Justicia, Luis Cordero.

TRES PASOS

En primer lugar, la política pública buscará establecer las circunstancias del homicidio y determinar si es posible recuperar o no sus restos, ya que muchos de ellos fueron lanzados al océano y por esa u otras razones, son irrecuperables.

Se fomentará la búsqueda de verdad en todos los casos y se publicará y rendirá cuenta de todo el proceso, promoviendo la participación de la ciudadanía y de organizaciones civiles en los procesos de búsqueda.

Por último, la estrategia implementará medidas de reparación y buscará dar garantías de no repetición, promoviendo la memoria, brindando atención psicosocial a los familiares de las víctimas y desarrollando medidas de sensibilización a la sociedad.

Durante la dictadura de Pinochet más de 28.000 personas fueron torturadas, 3.227 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales.

De los ejecutados, 1.469 fueron hechos desaparecer y solo 307 de ellos han sido ubicados, identificados y entregados a sus familiares. (Sputnik)