Quién fue Miguel Enríquez

 Miguel Enríquez es probablemente la figura que mejor retrata la generación revolucionaria de los años 1960 en Chile. Aquella que inspiró a miles de jóvenes que lucharon y resistieron la dictadura de Augusto Pinochet

386
Miguel Enríquez Espinosa fue médico, político y revolucionario chileno, fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Dedicó y dio su vida por la transformación social de su país y América Latina. Sputnik conversó con dos generaciones de activistas sociales sobre el legado del emblemático líder asesinado por la dictadura en 1974.
Nacido el 27 de marzo de 1944, Miguel Enríquez es probablemente la figura que mejor retrata la generación revolucionaria de los años 1960 en Chile. Aquella que inspiró a miles de jóvenes que lucharon y resistieron la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que hoy aún abrazan el camino de las transformaciones sociales profundas en el país y en el resto del continente.
“Definitivamente la mística y consecuencia de Miguel, quien entregó su vida a la causa de los más humildes de Chile y el mundo, vive hoy en nuestras luchas contra el neoliberalismo y capitalismo salvaje y depredador. Tenemos la convicción de que el ejemplo de lucha y sacrificio que nos entregó él y nuestras hermanas y nuestros hermanos, caídos en la lucha,no han hecho más que pervivir en las luchas sociales actuales”, señala a Sputnik Jaime Castillo Pretuzzi, exmilitante del MIR, exintegrante del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), y ex preso político por 23 años en las cárceles de Perú.
Para Víctor Chanfreau, dirigente estudiantil y exvocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios —ACES, protagonistas del estallido social—, Miguel Henríquez y toda su generación, quienes eran muy jóvenes cuando la fundación el MIR, supieron ver el contexto histórico de la época y lo supieron interpretar.
“Había un contexto histórico mundial y vieron qué hacer en Chile bajo él. Se asemejan a la juventud rebelde de hoy y la generación de Miguel, la claridad de que la forma para cambiar las cosas era desechando los aparatos existentes, las ideas antiguas. Había una forma de conseguir la transformación social y hacia allá van los pasos”, explica Chanfreau en diálogo con Sputnik.
“Es un hombre del futuro porque encarna lo más bello de la política y la necesidad de la revolución, que sigue siendo actual. Para él, hacer política era no inclinarse ante lo imposible, sino luchar por lo imposible y estar siempre al lado de los oprimidos, aun en la derrota. Miguel encarna la necesidad de cambiar el mundo”, señala Carmen Castillo al referirse a su esposo en una entrevista concedida para el libro Miguel Enríquez. Un nombre en las estrellas.

Un liderazgo surge desde el sur

Dirección del MIR en funeral  - Sputnik Mundo, 1920, 26.03.2021
Miguel Enríquez Espinosa nació el 27 de marzo de 1944, en la ciudad de Talcahuano, al sur de Chile. Fue el cuarto hijo del medico y profesor Edgardo Enríquez, futuro rector de la Universidad de Concepción y ministro de Educación de Salvador Allende, y de Raquel Espinosa, egresada de la Escuela de Leyes. Fue criado en el seno de una familia con tradición radical —del Partido Radical y de la masonería—, donde desde niño fue testigo de reuniones y tertulias donde se conversada sobre la realidad del país.
Cursó educación primaria en el Colegio Inglés de Concepción, pero será su paso por el liceo Nº 1 de la ciudad porteña donde comenzará su participación política y donde conocerá a sus amigos Luciano Cruz, Marcelo Ferrada y Bautista van Schouwen, futuros fundadores del MIR.
En 1961 se matriculó en la carrera de Medicina en la Universidad de Concepción —se graduó con honores en 1968—, donde se dedicó de lleno a la actividad política. En 1962 se integra a la Federación Juvenil Socialista (FJS), pero dos años después rompió con el Partido Socialista (PS) y, junto con otros compañeros, se integró a la Vanguardia Revolucionaria Marxista (VRM), conglomerado donde convergían juventudes universitarias trotskistas, prochinas y guevaristas.
Participó de la fundación del MIR, el 15 de agosto 1965, colectividad donde confluyeron un conjunto de corrientes revolucionarias que cuestionaban el actuar institucionalizado de la izquierda chilena más convencional, representada por el PS y el Partido Comunista (PC).
“Son un puñado de jóvenes revolucionarios, provenientes de diferentes sectores de los partidos populares chilenos, PC y PS, que deciden pasar de la teoría a la acción, de la reflexión a la práctica política concreta. Rompían así con la izquierda tradicional, parlamentaria y legalista, así como con sectores del sindicalismo obrero muy burocratizados”, explica Castillo.
Detalla que el análisis, “en base a un marxismo-leninismo lozano y creativo, enriquecido con el ejemplo muy particular de la revolución vietnamita y cubana”, permitió enriquecer las propuestas que, en la época, se le brindaron al pueblo chileno para lograr la transformación revolucionaria y “construir una sociedad socialista camino al comunismo”.
“Rompieron con lo que había anteriormente. Rompieron con la tradición tremendamente institucional que se arrastraba, planteando la transformación social de la sociedad mediante una revolución. Ejerciendo poder popular, confiando en el propio poder del pueblo. Rompieron con lo que existía e inventaron y se reinventaron”, opina Chanfreau.

Un Partido revolucionario y el poder popular

Campesinos organizados durante gobierno de la Unidad Popular  - Sputnik Mundo, 1920, 26.03.2021