¿Quién nos salvará de cuatro plagas?

Tanto la pandemia del coronavirus como el cambio climático están desencadenando pensamientos agobiantes para el futuro. Otras dos áreas problemáticas que han estado ardiendo durante mucho tiempo siguen sin resolverse. La paz se encuentra permanentemente amenazada. Desde 2008, la creciente concentración de capital y el alto grado de interdependencia han creado nuevamente un potencial de caos mundial.

518
(Imagen de Felix Mittermeier en Pixabay | CC0)

06.05.2020 – Berlín – Günter Buhlke La economía ha mutado en una máquina de dinero. A _excepción de la luz del día y el aire que respiramos, todos los componentes del planeta Tierra se han convertido en bienes comerciables. La economía productora en gran escala, que incluye la financiación de los principales bancos y aseguradoras como proveedores de servicios, ya no pone en primer lugar el suministro de bienes esenciales a la comunidad, sino la ganancia monetaria.

En los debates se discute la pregunta, ¿qué tipo de administración estatal puede sacar a la comunidad de las zonas de peligro? ¿La estructura actual como Estado Parte es capaz de hacer esto? ¿No necesita la sociedad un estado administrativo democrático con expertos que consideren el bienestar del país como la primera prioridad de sus tareas?

Se siguen con preocupación los debates públicos sobre si los negocios tienen prioridad sobre la salud o si los derechos humanos tienen prioridad en momentos de grave amenaza para la vida.

Los Estados Partes tienden a formar alianzas a nivel nacional e internacional con aquellos que causan problemas. Su poder legislativo y el doble papel en los rangos de toma de decisiones del parlamento y el gobierno les permiten actuar a gran escala. Las constituciones o leyes básicas, así como el marco jurídico general, permiten un margen de maniobra.

¿Quién dirige mejor el destino del país? Es evidente que se necesita un equipo gubernamental de expertos leales a la constitución y un parlamento profundamente democrático para dominar los problemas que surgen y, si es posible, para vigilar las consecuencias de las causas de los problemas.

En determinadas circunstancias, se podrían abandonar las impopulares negociaciones de coalición, se podría dar más espacio a los argumentos de hecho y se podría dar libertad de voto a la conciencia de los miembros del parlamento.

Siempre es mejor tomar precauciones con visión de futuro que tener que resolver los problemas que han surgido

La fiasco del parlamento estatal de Turingia en el primer trimestre de 2020, la forma en que las empresas y los consumidores tratan a la naturaleza, los deprimentes fracasos para poner fin a las guerras en el Afganistán, Libia, el Yemen y Siria son todos motivos para reflexionar sobre el liderazgo también en Alemania. ¿Ofrece la composición actual de los parlamentos y los gobiernos del Estado Parte una garantía de éxito?

Los ejemplos prácticos (por ejemplo, deputyWatch.de) demuestran como un hecho que en la clasificación de los partidos el propio bienestar, el propio poder y su financiación están en la cima.

El principio de la democracia y el enfoque de la ONU con su Carta de Derechos Humanos, y también el Consejo de Seguridad, son sin duda constantes para el futuro.

El profesor Elmar Wiesendahl politólogo de la Universidad de las Fuerzas Armadas Alemanas en Múnich se ocupa de estas cuestiones. En su libro de no ficción «Parteien» (S. Fischerverlag, 2006) describe los excesos de los estados parte en la Alemania moderna. Comenta el artículo 21 (Partidos) de la Ley Fundamental y las transformaciones que han sufrido los partidos en Alemania «bajo los dictados de la lógica mediática». Su análisis parte de una posición clave de los partidos en la estructura de poder del estado, por ejemplo, la forma en que los partidos regulan los recursos financieros a su favor. En el libro, llama la atención sobre las debilidades en la representación de los partidos como representantes del electorado.

Se critica al partido estatal por sus limitaciones faccionadas antidemocráticas, que restringen la libertad de conciencia de los miembros del parlamento, y el uso de las listas electorales. En su libro de no ficción «Demokratie demokratisieren» (VSA Verlag, Hamburgo, 2015), la abogada Halina Wawzyniak profundiza en los argumentos.

En 2021 la composición del parlamento será reelegida en Alemania. Una buena oportunidad para ver los programas de los partidos. Más importantes son los programas electorales, que definen las tácticas electorales y suelen estar llenos de promesas. Rara vez se presentan las conexiones y consecuencias de las promesas.

Sería importante informar a los votantes sobre las habilidades profesionales de los candidatos antes de la elección. Aún más importante es cómo se programa la dirección del partido: Pro Salud o Pro Economía, su actitud hacia la naturaleza o más bien hacia la economía al consumidor como votantes, a la guerra como opción.

También se requiere un conocimiento experto por parte de los votantes, que pueden evaluar las principales interrelaciones de la sociedad. Se necesita una nueva ola de educación en todos los ámbitos de la vida.

La democracia puede ganar si el mayor número de votantes elegibles participa en las elecciones. Es incomprensible que se mantenga la edad de 18 años para votar. El movimiento de Greta es testigo de la madurez política general de la juventud.


Traducción del alemán pos Sofía Guevara