Radio de Haití denuncia asedio de poderosa banda armada 400 Mawozo

"Los periodistas de Radio Zenith ya no pueden ejercer su profesión libremente. Programas como Laye, Zénith actualité, Chita Tande o Pawòl la pale ya no se emiten", lamentó el director Rony Colin en la carta divulgada este lunes en las redes sociales.

111
También lamentó que a los comunicadores les resulta casi imposible acudir a la emisora por las amenazas del grupo armado vertidas en las redes sociales.

Puerto Príncipe, 27 dic (Sputnik).- La directiva de Radio Zenith, un medio crítico con sede en Croix des Bouquets, al noreste de la capital, denunció el asedio por parte de la poderosa banda 400 Mawozo en una misiva dirigida a Reporteros sin fronteras.

“Los periodistas de Radio Zenith ya no pueden ejercer su profesión libremente. Programas como Laye, Zénith actualité, Chita Tande o Pawòl la pale ya no se emiten”, lamentó el director Rony Colin en la carta divulgada este lunes en las redes sociales.

Colin aseguró que incluso fue atacado directamente por el líder de la pandilla conocido como Lanmò san jou (Muerte sin días), así como el periodista Theriel Télus, presentador estrella de los programas Ti Koze ak TT y Chimen Verite.

También lamentó que a los comunicadores les resulta casi imposible acudir a la emisora por las amenazas del grupo armado vertidas en las redes sociales.

400 Mawozo es una de las bandas más influyentes del país y estuvieron detrás del secuestro de los 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá, ocurrido el 16 de octubre, y liberados dos meses después.

Se les acusa de la mayoría de los crímenes ocurridos en la zona, incluida la desaparición a principios de año de cinco sacerdotes y dos monjas, dos de ellos de nacionalidad francesa, además de ser los presuntos autores del asesinato en octubre del famoso escultor, Anderson Belony, en su vivienda, uno de los santuarios vudú más antiguos y patrimonio familiar del pueblo.

Desde 2020 el auge de estas pandillas creció en el país, y se hizo aún más evidente tras el asesinato en julio del expresidente Jovenel Moïse, en su residencia privada en los altos de Puerto Príncipe.

Durante este año las organizaciones de derechos humanos registraron casi un millar de secuestros, un 20 por ciento más que en 2020, mientras la Policía intenta sin mucho éxito retomar el control. (Sputnik)