Cámara de Diputados rechaza fortalecimiento de la “Ley Zamudio” en tensa sesión

El proyecto, que busca fortalecer las medidas contra la discriminación, pasará a Comisión Mixta tras obtener 63 votos a favor, 69 en contra y 13 abstenciones.

66
Con 69 votos en contra de los partidos UDI, RN, Evopoli y Republicanos, y 13 abstenciones de diputados PPD y DC, hoy la Cámara de Diputados rechazó la reforma a la Ley Zamudio

La Cámara de Diputados protagonizó este martes una tensa sesión donde se discutió y votó el fortalecimiento a la ley N° 20.609, también conocida como “Ley Zamudio”, que establece medidas contra la discriminación.

El proyecto, que cuenta con el patrocinio del Gobierno y busca fortalecer la prevención de la discriminación y promover el principio de igualdad, finalmente fue rechazado por 69 votos en contra, 63 a favor y 13 abstenciones, pasando ahora a Comisión Mixta.

Desde Chile Vamos se refutó que las normas del proyecto limitan la libertad de opinión, invierten la carga de la prueba y sancionan la omisión, calificándolo como totalitario, ideológico y que destruye la seguridad jurídica. En demócratas valoraron el proyecto, pero votaron en contra argumentando que hay materias que mejorar.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, planteó que en los debates de leyes de antidiscriminación hay posiciones legítimas sobre qué actos pueden constituir discriminación. Asimismo, cuestionó que se suelen ocupar los mismos argumentos, como la libertad de expresión y el rol de los padres en la educación.

Entre las enmiendas propuestas para el proyecto se encontraron una nueva definición de sus propósitos y definiciones, redefiniendo el concepto de discriminación arbitraria y ampliando el listado de motivaciones que podían sustentar. Además, definió tres categorías de discriminación, especificaba procedimientos y sanciones, y creaba el Consejo de Igualdad y No Discriminación Arbitraria.

Los diputados Republicanos presentaron una reserva de constitucionalidad, considerando que la iniciativa es un peligro para la libertad de conciencia, expresión y religión, atentando contra la igualdad ante la ley, la presunción de inocencia y la patria potestad. Argumentaron que la ley considera discriminación arbitraria no solo los actos u omisiones concretas, sino también las preferencias, lo que podría permitir que se demanden opiniones y expresiones personales.

TE PUEDE INTERESAR