Científicos dan un paso trascendental hacia la resurrección del mamut lanudo

El objetivo a largo plazo es desarrollar un híbrido vivo que combine características del elefante y el mamut, de manera que sea visualmente indistinguible de su antecesor extinto.

234
Imagen de Mario en Pixabay

Un emocionante proyecto está en marcha para revivir al mamut lanudo, el colosal gigante de la Edad de Hielo que desapareció hace unos 4.000 años. Los científicos están llevando a cabo un audaz plan para crear una versión genéticamente modificada de esta majestuosa criatura.

El objetivo a largo plazo es desarrollar un híbrido vivo que combine características del elefante y el mamut, de manera que sea visualmente indistinguible de su antecesor extinto. Si se liberara en su hábitat natural en número suficiente, este híbrido podría contribuir a restaurar el frágil ecosistema de la tundra ártica.

El genetista George Church, de la Universidad de Harvard, ha liderado este ambicioso proyecto durante más de una década. En febrero de 2021, Church cofundó Colossal Biosciences, con sede en Dallas, junto con el empresario Ben Lamm, y recibió una inyección de financiamiento y publicidad.

Aunque aún enfrentan desafíos significativos, como desarrollar un útero artificial capaz de gestar una cría de elefante, Colossal Biosciences anunció recientemente un “paso trascendental”.

El equipo logró reprogramar células de un elefante asiático, el pariente vivo más cercano del mamut, en estado embrionario. Esto marca la primera vez que se obtienen células madre a partir de células de elefante. Aunque la investigación aún no ha sido revisada por pares, el equipo planea publicar sus hallazgos en una revista científica.

Estas células madre pluripotentes inducidas (iPSC) pueden seguir desarrollándose en el laboratorio hasta convertirse en cualquier tipo de célula de elefante. Esto es crucial para que los investigadores puedan modelar, probar y perfeccionar los numerosos cambios genéticos necesarios para dotar al elefante asiático de los rasgos genéticos que le permitirían sobrevivir en el Ártico. Entre estos rasgos se incluyen un pelaje lanoso, una capa de grasa aislante y orejas más pequeñas

TE PUEDE INTERESAR