Cuba reprime marcha LGBT, comunidad acusa presión evangélica

“No entendemos por qué en el marco de esta jornada se ha cancelado algo que ha sido un logro, que ha sido parte de nosotros durante todo este tiempo (…). Exigimos marchar, que las garantías sean respetadas”, dijo al inicio de la manifestación de este sábado Yasmany Sánchez

493
GETTY IMAGES

Las autoridades de Cuba cancelaron una tradicional marcha gay sin ofrecer motivos claros para ello, lo que generó controversia en la comunidad LGBT del país.

Desde el 2007, la llamada “Conga contra la Homofobia” era uno de los ejes de un programa por la diversidad que organiza el Centro de Educación Sexual (Cenesex) -dirigido por Mariela Castro- y este año se desarrollaría entre el 6 y el 18 de mayo.

La suspensión -que se atribuyó a “nuevas tensiones en el contexto internacional y regional”- causó un malestar en el colectivo LGBT.

Según la agencia de noticias EFE, el Cenesex dijo en un comunicado esta semana que se cancelaba la conga gay anual porque esta iba a ser utilizada con fines desestabilizadores por la “contrarrevolución”.

“No entendemos por qué en el marco de esta jornada se ha cancelado algo que ha sido un logro, que ha sido parte de nosotros durante todo este tiempo (…). Exigimos marchar, que las garantías sean respetadas”, dijo al inicio de la manifestación de este sábado Yasmany Sánchez, en unas declaraciones recogidas por EFE.

No obstante, pese a la prohibición, más de un centenar de activistas participaron en la manifestación no autorizada que discurrió por el céntrico Paseo del Prado, al final del cual fue interceptada por la policía para evitar que siguiera hacia el Malecón, como tenían previsto los asistentes.

Fue entonces cuando comenzaron los choques, ya que los agentes, algunos vestidos de paisano, hicieron que los manifestantes que se dispersaran. Al menos tres activistas fueron detenidos.

La “conga” de este año hubiera sido la primera celebrada después de la aprobación, en abril, de la nueva Constitución cubana, en la que inicialmente estaba prevista una modificación que abría las puertas al matrimonio gay en la isla pero que finalmente no se incluyó en el texto final.

Según destaca EFE, ese asunto fue uno de los más controvertidos en los debates populares sobre la carta magna y provocó una fuerte campaña en contra por parte de las iglesias evangélicas y católica.

Agencias