El escándalo por el robo al ministerio de Giogio Jackson

Parlamentarios han solicitado que sea destituido de su cargo Giorgio Jackson, tras la sustracción de 23 computadoras y una caja fuerte de la cartera de Desarrollo Social y Familia.

265
La ministra secretaria general de Gobierno, Camila Vallejo, en declaraciones a la prensa, se refirió en duros términos a la carta enviada por los parlamentarios y defendió a Jackson

Al menos 23 diputados de la derecha chilena enviaron una carta al palacio de La Moneda, dirigida al presidente de ese país, Gabriel Boric, para pedir la remoción del ministro de Desarrollo Social y Familia, Giorgio Jackson, tras un robo registrado en la cartera que dirige este funcionario.

“La presencia del ministro Giorgio Jackson en la actual administración no resiste ni siquiera un día más“, dice la misiva, publicada por el medio digital Ex-Ante, firmada por 20 diputados de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y tres independientes que forman parte de la bancada de ese partido en el Congreso.

Señalan que la presencia de este funcionario “no hace más que generar un enorme daño” a la sociedad, a las instituciones y a la credibilidad en general de la política, “arrastrando incluso a su propio gobierno a niveles de desaprobación que hoy se vuelven incalculables”.

Los parlamentarios piden a Boric que, “abstrayéndose de la amistad que mantiene con él”, decida removerlo del cargo “en el más breve plazo posible”.

Cercanía con Boric

Jackson está al frente de la cartera de Desarrollo Social y Familia desde septiembre de 2022; previamente, desde marzo de ese año, cuando Boric asumió el poder, ejerció como ministro secretario general de la Presidencia.

Este hombre, de 36 años, tiene lazos con Boric desde que eran dirigentes estudiantiles, siendo caras visibles del movimiento universitario del 2011-2012. Ambos coincidieron como diputados en dos legislaturas, entre 2014 y 2022; posteriormente, Jackson fue jefe de campaña y mano derecha del actual mandatario.

Hurto

El robo ocurrió en la madrugada del jueves, cuando un hombre llamó a la oficina que el Ministerio de Desarrollo Social y Familia tiene en el centro de Santiago y le aseguró a los vigilantes que era el propio ministro Jackson.

Les comentó que había tenido un accidente y que necesitaba sacar varios objetos de la oficina, que familiares enviados por él pasarían a recogerlas; así, los cómplices se llevaron 23 computadoras. Posteriormente los guardias recibieron un segundo mensaje en el que el falso ministro les dijo que los mismos hombres regresarían para sacar una caja de seguridad que estaba en la oficina de la Tesorería, lo que se llevó a cabo.

“Quiero en primer lugar manifestar la total indignación que tenemos con respecto a estos hechos, son gravísimos […] Nos parece bastante sospechoso que ocurran hechos de esta naturaleza que parecieran ser no solo constitutivos de robos, sino también relativos a una señal política“, expresó Jackson al confirmar lo sucedido.

Este hecho ocurrió en medio del ‘Caso Convenios’, en el que la Fiscalía investiga la posible defraudación de más de 14.000 millones de pesos (16,9 millones de dólares actuales) al Estado por parte de distintas fundaciones, como Democracia Viva y Urbanismo Social, que están directamente vinculadas con partidos políticos, entre ellos Revolución Democrática (RD), del que Jackson fue fundador y uno de sus principales líderes.

En su misiva, los legisladores señalan que les resulta “absolutamente inevitable” relacionar el robo, que califican de “insólito”, con el ‘Caso Convenios’. Señalan, además, que esta sería una conclusión a la que llegaría la mayoría de los chilenos.

“La gran mayoría de los chilenos —de forma bastante transversal— ha vinculado el robo en el Ministerio de Desarrollo Social como una operación política para ocultar justamente toda la información relacionada con el eventual fraude al fisco que se investiga”, manifiestan.

Según los parlamentarios, las primeras diligencias arrojaron que la caja fuerte sustraída “era utilizada para guardar las garantías de las licitaciones y los tratos directos que efectuaba dicha cartera”, y se la llevaron “en circunstancias” como las que “se investiga en el denominado ‘Caso Convenios’, (que) es justamente las transferencias directas que distintas fundaciones y organizaciones recibieron”.

Los diputados, además, añaden que el robo en el ministerio se dio “justo cuando días atrás el fiscal nacional, Ángel Valencia, había informado que probablemente (Jackson) sería citado a declarar en el caso“.

Por ello, consideran que el ministro está “directamente involucrado” en este “sospechoso robo”.

Respuesta del Gobierno

La ministra secretaria general de Gobierno, Camila Vallejo, en declaraciones a la prensa, se refirió en duros términos a la carta enviada por los parlamentarios y defendió a Jackson.

“Nosotros tomamos conocimiento de esa carta […] Y no va a haber contestación a esa carta, por ser una misiva calumniosa, injuriosa e infame. Esto fue notificado por parte del Gobierno al presidente de la Unión Demócrata Independiente”, manifestó.

Insistió en que el caso ha sido aprovechado políticamente por parte de la derecha. “No puede ser que de manera apresurada, a partir de estos delitos, un sector de la oposición haya injuriado, haya calumniado a un ministro de Estado, y por eso nuestro llamado es a que se dejen de utilizar estos casos”, expresó.

Las autoridades chilenas también confirmaron que los 23 computadores robados fueron recuperados íntegramente en una casa en la comuna de Renca, en el norte de Santiago, aunque seguía faltando la caja fuerte.