Encuentran cápsula del tiempo de 1797 en Polonia

Polonia es la orgullosa dueña de una cápsula del tiempo – supuestamente la más antigua encontrada en Europa – descubierta en la ciudad de Ziebice, en la Baja Silesia, cuando los trabajadores estaban comenzando las renovaciones de una antigua iglesia

627

Si tienes doce años, esta noticia te va a emocionar. No importa si son cronológicos o mentales. Acaban de descubrir una cápsula del tiempo de 1797 escondida en una iglesia de Polonia. Se cree que es la más antigua de su clase jamás encontrada en Europa y la segunda cápsula de tiempo más antigua del mundo.

Una cápsula del tiempo proporciona un vistazo a la vida real de las personas que una vez vivieron y respiraron y estuvieron donde esa cápsula fue enterrada. Su esperanza era dar a las generaciones futuras una visión de cómo vivían de una forma casi corpórea, casi real. Dependiendo del tiempo que un contenedor permanezca enterrado, o escondido, una cápsula del tiempo puede ofrecer pistas sobre personas que vivieron décadas, e incluso siglos atrás.

Ahora, Polonia es la orgullosa dueña de una cápsula del tiempo – supuestamente la más antigua encontrada en Europa – descubierta en la ciudad de Ziebice, en la Baja Silesia, cuando los trabajadores estaban comenzando las renovaciones de una antigua iglesia evangélica. Dentro de una aguja, que habían quitado para que la remodelación pudiera comenzar, se encontraban documentos, libros, fotografías y monedas, algunas de las cuales databan de 1797, cuando la ciudad se llamaba Munsterberg y todavía formaba parte de Prusia.

Los funcionarios y expertos locales traídos de la organización del patrimonio de Ziebice estaban encantados con el hallazgo, que se descubrió cuando se retiró cuidadosamente el globo de la aguja, que estaba situado en la parte superior. Salió un recipiente sellado que contenía papeles en perfecto estado, no una señal de los muchos años que habían pasado estropeando sus bordes.

También se incluyeron periódicos, lo que llevó a los expertos a creer que la cápsula había sido descubierta una vez antes, y luego fue reemplazada por elementos añadidos como pistas de su antigüedad y de las personas que habían contribuido a ella. Una de las notas que contenía era una nota personal de una mujer, probablemente una feligresa, que había contribuido a la construcción de la iglesia. Los historiadores teorizan que la cápsula fue encontrada alrededor de 1902 o 1903, probablemente por funcionarios de la iglesia, que luego añadieron monedas y periódicos para ayudar a los futuros descubridores a fechar el contenido.

El edificio ya no es una iglesia, sino un lugar para eventos deportivos. Fue construido en el sitio de un castillo del siglo XV, y también sirvió como escuela durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, el globo terráqueo en la cima de la aguja está marcado por los agujeros de bala, que los historiadores sospechan que fueron infligidos cuando el ejército soviético entró en Polonia en 1945, durante la derrota de la Alemania nazi. Pero las cartas y documentos y la propia cápsula del tiempo quedaron completamente ilesos, un testimonio del excelente escondite y el sello de cera que aseguró que no se filtrara o abriera accidentalmente.

Una vez que el contenido ha sido examinado en su totalidad, los funcionarios esperan verlos dirigirse a un museo local para su exposición al público. Pero la cápsula del tiempo es mucho más que un vistazo a la historia, dice la Sociedad de Conservación del Patrimonio de la Baja Silesia; es una especie de puente desde el siglo XVIII hasta los tiempos modernos. Un portavoz de la sociedad, Marek Kowlaski, dijo a los medios, “Esta gente quería decirnos: estuvimos aquí, pusimos nuestro corazón y nuestra vida en esto y ahora se hace cargo y cuida lo que dejamos aquí”.

Y eso es precisamente lo que la gente de Ziebice pretende hacer, no sólo exhibiendo el “tesoro enterrado”, sino ideando una cápsula del tiempo propia, y quizás colocándola en la iglesia anterior, dejándola para que la descubran las generaciones futuras. Esa sería una forma de comunicarse con los que vendrán, algo casi mágico para que la gente lo descubra en otros cien años.

Es difícil no preguntarse qué podrían incluir… ¿un teléfono móvil? ¿Un cuadro? ¿Un periódico del 2020? Después de todo, lo que constituye una importante evidencia de nuestro tiempo varía de un individuo a otro, pero una cosa es cierta: la gente que lo encuentre será muy diferente de lo que somos hoy en día, y podría quedar desconcertada por lo que consideramos lo suficientemente profundo como para entrar en una cápsula del tiempo, un mensaje literal para el futuro.