Familiares de víctimas de dictadura lamentan que Hiriart muera en la impunidad

La líder de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Alicia Lira, lamentó este jueves que la viuda del dictador, Lucía Hiriart, haya fallecido sin pagar judicialmente por su participación en los crímenes de lesa humanidad y de corrupción

306
Augusto Pinochet y Lucía Hiriart

Santiago, 16 dic (Sputnik).- La líder de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Alicia Lira, lamentó este jueves que la viuda del dictador, Lucía Hiriart, haya fallecido sin pagar judicialmente por su participación en los crímenes de lesa humanidad y de corrupción.

“Lamento que Lucía Hiriart nunca haya sido procesada judicialmente por su autoría en los delitos de corrupción y por su participación como cómplice en los crímenes de lesa humanidad que se cometieron durante la dictadura”, señaló Lira en entrevista con CNN Chile.

Lira explicó que Hiriart fue “el motor permanente de Pinochet para aplicar las políticas represivas y abusivas, un rol que nunca pudo ser probado por la justicia”.

Las Juventudes Comunistas de Chile, cuyos miembros fueron perseguidos y asesinados durante el régimen, tuiteó: “murió Lucía Hiriart, viuda del criminal tirano Augusto Pinochet, se va en completa impunidad al igual que su esposo, hoy más que nunca Chile necesita avanzar en justicia y reparación”.

Lucía Hiriart nació en Antofagasta, en el norte de Chile, el 10 de diciembre de 1922 en una acomodada familia de políticos y abogados, a los 10 años se mudó a Santiago y a los 19 conoció al entonces subteniente del Ejército, Augusto Pinochet, de 28 años, con quien se casó.

La mujer fue conocida por su personalidad fuerte y dominante, de hecho, se sabe que ella fue quien impulsó a un dubitativo Pinochet a dar el paso decisivo para traicionar al expresidente Salvador Allende (1970-1973) y unirse a última hora al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Durante la dictadura, Hiriart dirigió el Centro de Madres de Chile (Cema), organismo supuestamente sin fines de lucro que la mujer utilizó para realizar negocios privados, con operaciones que superaron los 9,3 millones de dólares.

El régimen de Pinochet dejó 3.197 personas asesinadas, 28.000 torturadas y 200.000 exiliadas, según cifras oficiales. (Sputnik)