General Bassaletti: Sin escopetas antimotines, tendríamos que usar armas de fuego

Uniformados han sido acusados de homicidio, violencia sexual, torturas, abuso de fuerza, uso indiscriminado de gas lacrimógeno y de provocar pérdidas de ojo a decenas de manifestantes con el uso de escopetas antimotines.

1520
Agencia Uno

Carabineros ha sido fuertemente cuestionado durante el estallido social que se vive en Chile, esto por las denuncias de violencia policial durante las manifestaciones.

Uniformados han sido acusados de homicidio, violencia sexual, torturas, abuso de fuerza, uso indiscriminado de gas lacrimógeno y de provocar pérdidas de ojo a decenas de manifestantes con el uso de escopetas antimotines.

Por ello, ya la institución anunció que se hará un uso acotado de dichas armas, tratando de dejarlas solo en casos de riesgo.

El jefe de Zona Metropolitana Este, general de Carabineros Enrique Bassaletti, conversó sobre este tema con Radiograma Matinal.

El uniformado señaló que han sido jornadas duras para la institución, donde han tratado de evitar ser objeto de la crítica permanente de la ciudadanía.

“A algunos los he escuchado decir que, en algunas ocasiones, son los carabineros (los que) han iniciado las confrontaciones. Nosotros no estamos en condiciones de asegurar que no hayan carabineros que se equivoquen, como ha ocurrido en el pasado”, indicó, al mismo tiempo que señaló que es desalentador recibir comentarios de que ellos violan los derechos humanos porque “estamos en el proceso de tratar de ser la solución a los problemas“.

Escopetas antimotines

Bassaletti se refirió ampliamente al uso de las escopetas antimotines durante las manifestaciones, explicando que su uso es común en países occidentales como Francia, Inglaterra y en algunos estados de Estados Unidos.

El general señaló que se trata de un arma con la que no se pueden realizar tiros con puntería y que “está diseñada con el ánimo de producir la contención de manifestantes que se comporten de manera agresiva”.

Junto con ello, explicó que la escopeta está hecha para herir a los manifestantes y así producir su dispersión.

“La escopeta está diseñada para que haya un contacto físico entre el balín y la persona, no es un ruido al aire (…) Está diseñada para que esa lesión se produzca de manera leve, que produzca dolor, para que esos manifestantes se puedan contener (…) El problema es que es difícil, pero no imposible, contener el tiro”, argumentó.

Bassaletti detalló que, si un carabinero dispara una escopeta antidisturbios a 30 metros, “la dispersión de los balines es importante”. Explicó que si éste apunta a dos manifestantes con esa distancia, hay una alta probabilidad de que a otras personas les llegue un balín, los que aseguró que son de goma.

“La instrucción es apuntar en declive, o sea, apuntar hacia abajo, para que llegue a las extremidades inferiores”, añadió.

Incluso, el uniformado contó que, en pleno saqueo de un supermercado, tuvo que bajarse de su vehículo para usar una escopeta antimotines.

“Con mi conductor nos encontramos en un saqueo, me bajé del jeep y tuve que intervenir. Yo usé la escopeta antimontines con 400 personas en contra hasta que llegaron los refuerzos (…) Cuando uno está en ese incidente, es bastante distinto a leerse algún protocolo, es defender la vida mía y de los que están adentro del supermercado”, detalló

Por ello, se mostró contrario a eliminar este tipo de arma de la institución ya que “no tenemos otra alternativa. Cuando estemos frente a un hecho grave, como el de anoche en Peñalolén, tendríamos que usar armas de fuego (…) No estaríamos halando de emergencia de salud (por pérdidas oculares), estaríamos hablando de personas fallecidas“.

“(Las escopetas) se usan en el contexto de manifestaciones que son violentas (…) para los delitos se usan las armas de fuego por el contexto de legítima defensa”, agregó.

DDHH

El general también aseguró que los carabineros están “formados para hacer el bien, no para hacer el mal”. “Como organización, intentamos con todos los instrumentos que tenemos, que no se violenten los derechos de las personas”, aseveró.

Junto con ello, indicó que “hoy, lo que está sustentando el estado de derecho en el país son los carabineros”.

“El único mensaje que puedo dar es que nosotros realmente estamos porque los hechos se vayan apaciguando (…) Sabemos que al final del día, cuando pase todo esto, a los que van a juzgar son a nuestros carabineros. ¿Y por qué? Por haber estado haciendo lo que tienen que hacer. Equivocadamente algunos, seguramente. Pero no olvidemos que salimos en una función irrenunciable que es el ejercicio de la policía”, argumentó.

Bassaletti añadió que todos aquellos uniformados que sean denunciados por hechos irregulares, serán indagados en un sumario administrativo.

Peñalolén

El general también se refirió a lo ocurrido anoche en Peñalolén, donde ocho funcionarios resultaron lesionados luego que manifestantes llegaran hasta la subcomisaría de dicha comuna, esto tras el desalojo de una toma en la viña Cousiño Macul.

Bassaletti explicó que las personas que participaron en dicho ataque no son los que participaron de la toma, y negó que tras estos hechos exista una organización ligada al narcotráfico.

Por último, llamó a manifestarse de forma pacífica durante la jornada y explicó que en la región Metropolitana habrá 5 mil funcionarios en las calles.