ISL entrega recomendaciones para prevenir el problema de la “Doble Presencia” en las vacaciones

Una de las leyes vinculadas directamente a promover instancias que permitan disminuir el riesgo de la “Doble Presencia” es la Ley 21.645, más conocida como la “Ley de Conciliación Familiar”

62
Generada poe Inteligencia Artificial

Comienza el periodo de vacaciones de invierno escolares y con ello un sinfín de preocupaciones para madres y padres trabajadores quienes, ante este nuevo escenario, pueden ver afectada su salud mental al tener que reorganizar sus responsabilidades en labores domésticas, familiares y laborales.

La dificultad en la conciliación de las cargas de responsabilidad en estos ámbitos de la vida, pueden desencadenar en lo que conocemos como “doble presencia”, que de acuerdo a lo que explica la psicóloga y experta psicosocial del ISL, María Soledad Elizalde, se define como la “intranquilidad provocada por las preocupaciones y exigencias domésticas y familiares que pueden afectar el desempeño laboral y salud en el trabajo, lo cual implica una exposición a estas exigencias de forma simultánea”.

Esta problemática se ve aumentada en este periodo cuando las familias deben resolver, por ejemplo, temas relacionados al cuidado de niños, niñas o personas dependientes, utilizando sus propios recursos y redes de apoyo. Lo cual puede generar malestar físico y psicológico, con la sensación de que no se da cumplimiento cabal en ninguno de los ámbitos, debido a la dificultad que supone estar mental y físicamente gestionando las tareas domésticas y familiares junto con la actividad laboral.

Este riesgo psicosocial lo pueden sufrir ambos géneros, sin embargo, la profesional del ISL indicó que afecta mayoritariamente a las mujeres, debido a la feminización de los cuidados. “Es importante que la actuación preventiva considere la división sexual de los trabajos como determinante de una exposición desigual entre hombres y mujeres a la interacción entre estas responsabilidades, ya que, aunque cada vez son más comunes los hogares en los que ambos miembros de la pareja trabajan de forma remunerada, las mujeres siguen asumiendo mayoritariamente la responsabilidad de la planificación y ejecución del trabajo doméstico y de cuidados no remunerados”, explicó.

Ley de Conciliación Familiar

Una de las leyes vinculadas directamente a promover instancias que permitan disminuir el riesgo de la “Doble Presencia” es la Ley 21.645, más conocida como la “Ley de Conciliación Familiar”, la cual se hace cargo de la protección a la maternidad, paternidad y vida familiar; por medio de la regulación del trabajo a distancia y teletrabajo, para la empresa privada.

Esta norma establece, por ejemplo, que los feriados legales deben concederse preferentemente durante el período de vacaciones definido por el Ministerio de Educación y la opción de desarrollar parte o toda su jornada laboral bajo la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, sin importar la edad de la persona a su cuidado, siempre que la naturaleza de sus funciones los permita.

En el actual escenario laboral, la experta psicosocial del ISL afirmó que el teletrabajo ha cobrado gran relevancia, planteando nuevos desafíos en términos de conciliación entre la vida laboral y familiar, “esta situación puede generar impactos nocivos en la salud y bienestar de las y los trabajadores, si no se maneja adecuadamente”.

Si se implementa de forma adecuada, tiene beneficios como la autonomía, disponibilidad para organizar el tiempo, ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos, además de mayor flexibilidad y conciliación entre la vida laboral y la vida privada. Pero también presenta riesgos que pueden afectar la salud de la persona que trabaja en estas condiciones, entre los que se encuentra un amplio número de distractores, puede generar aislamiento y dificultades para diferenciar el horario laboral y el tiempo libre.

Para evitar los riesgos en la salud y seguridad laboral de las y los trabajadores, la experta psicosocial del Departamento de Prevención de Riesgos Laborales del ISL entrega las siguientes recomendaciones:

  • Diseña un horario o una pizarra con las actividades del día y la semana, y respétalo. Organiza tus tareas diarias y semanales, asignando tiempos específicos para el trabajo y para la familia. Esto te ayudará a mantenerte enfocado y a distribuir mejor tu tiempo.
  • Trabaja en conjunto con tu hijo o hija, explícale la importancia de tu trabajo y la necesidad de concentrarte durante ciertos momentos del día. Puedes establecer momentos para trabajar juntos en la misma área, para que realice actividades adecuadas a su edad mientras tú trabajas.
  • Planifica actividades que les lleven mucho tiempo para hacer, escoge las que mantengan entretenidos a tus hijos e hijas durante períodos prolongados, lo que te dará más tiempo para trabajar de manera ininterrumpida
  • Conversa en tu trabajo con tu jefatura y tus compañeros y compañeras sobre tus horarios disponibles. Comunica a tu equipo en qué momentos del día estarás más disponible para reuniones o trabajo colaborativo, aprovecha los momentos en los que tu hijo o hija estén ocupados o dormidos para concentrarte en tus labores.
  • Pídeles ayuda en las labores del hogar, asigna tareas adecuadas a la edad de tus hijos e hijas para que se involucren en las responsabilidades del hogar. Esto les ayudará a desarrollar habilidades y a sentirse parte importante del equipo familiar.
  • Realiza ejercicios en conjunto. Aprovecha los momentos para hacer ejercicios en familia, lo que no solo beneficiará tu salud y la de tus hijos, sino que también les ayudará a liberar energía y a relajarse, lo que puede facilitar su descanso y tu concentración en el trabajo.

TE PUEDE INTERESAR