La migración en México durante el próximo Gobierno, ¿más de lo mismo?

En los últimos tres años, las intercepciones en la frontera sur de EEUU alcanzaron números récord con más de 2 millones de detenidos.

67
De In order to comply with the use and licensing terms of this image, the following text must must be included with the image when published in any medium, failure to do so constitutes a violation of the licensing terms and copyright infringement: © Tomas Castelazo, www.tomascastelazo.com / Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=56024457

Montevideo (Mesa Américas), 1 jun (Sputnik).- El escenario respecto a la migración en México no cambiaría demasiado con el Gobierno que salga de las elecciones del próximo domingo, pues ninguno de los tres candidatos a la presidencia mostraron ideas diferentes a las que lleva adelante la actual administración, dijeron expertas consultadas por la Agencia Sputnik.

Tampoco se espera algo muy diferente tras las presidenciales de noviembre en EEUU, ya que el resultado sería la reelección del demócrata Joe Biden o el regreso del republicano Donald Trump (2017-2021): ambos implementaron políticas de restricción y control de la migración que no se eliminarían en el futuro cercano, añadieron las especialistas.

“Efectivamente, justamente es lo mismo. No hay como gran diferencia. Sin embargo, creemos que muchas de las acciones como más concretas que se pudieran llevar a cabo (desde México), pues ya las estaremos viendo también en respuesta de cómo se establezca el gobierno de EEUU”, dijo Melissa Vértiz, de la secretaría técnica del Grupo de Trabajo de Política Migratoria.

Este 2 de junio están convocados más de 90 millones de mexicanos para votar en las elecciones en las que la candidata oficialista, Claudia Sheinbaum, una científica en ingeniería energética de 61 años, se perfila como la primera presidenta mujer de la historia del país.

La aspirante del gobernante partido Morena propuso crear visas de trabajo para EEUU y Canadá, una medida que Washington ya aprueba para varias nacionalidades, y aboga porque la potencia norteamericana aumente sus inversiones en los países donde se origina la migración.

En tanto, la candidata opositora Xóchitl Gálvez, de la alianza Fuerza y Corazón por México, propuso negociar un nuevo acuerdo con EEUU para que los migrantes se queden en el país a cambio de que Washington le dé la residencia a los mexicanos indocumentados, pero también pediría asistencia económica para quienes aguarden por su solicitud de asilo en territorio mexicano.

La politóloga Leticia Calderón comentó que Sheinbaum deberá manejarse diferente a como lo ha hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador, haciendo énfasis en la gestión y normalización de la situación de los extranjeros en el país, algo que, hasta el momento, las instituciones locales no han podido agilizar en este sexenio.

“Sheinbaum va a tener que hacer como ajustes importantes, no solamente para la negociación, sino para, digamos, la gestión y el seguimiento de la población extranjera en el país (…) Eso es urgente, pero el tema migratorio aquí no tiene un costo político muy alto (…) Es un debate muy coyuntural, cuando algo pasa. No quiere decir que no cambiará en el futuro, pero por lo pronto no lo es. Entonces, por eso mismo, México podría y debería de hacer un rediseño jurídico del marco legal respecto a la población extranjera en el país”, afirmó.

Calderón, especialista en migración y la seguridad bilateral con EEUU en el Instituto de Investigaciones Históricas José María Luis Mora, añadió que menos del 1 por ciento de la población en territorio mexicano, de unos 130 millones de habitantes, es de origen extranjero, y en ese porcentaje la mayoría son mexicano-estadounidense.

Aunque los números son menores a años anteriores, dista de ser ideal la situación de los migrantes: los expulsados de EEUU, los que esperan su cita para pedir asilo en el país del norte, o los que decidieron quedarse en México, y las expertas estiman que el Estado debería implementar medidas y reformas para integrarlos a la sociedad y a la economía.

“Hay muchísimo que hacer en cuanto a posibilidades para integración para personas que se van a quedar en México. Desde acceso a bancos, es casi imposible abrir una cuenta bancaria como persona extranjera en México, rentar una casa, tener un documento, inscribirte para poder tener un trabajo en el sector formal”, comentó Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI).

PRESIÓN DESDE EEUU

Trump llevó adelante polémicas medidas migratorias, como la separación familiar, y presionó a México para que recibiera a personas expulsadas, mientras que Biden, aunque mantuvo las deportaciones y los límites de solicitudes de asilo, implementó otras acciones, como conceder visas para determinadas nacionalidades.

“Creo que es bastante claro que si gana Biden va a seguir con la política de presionar para la contención, pero al mismo tiempo tiene estos otros programas, como las visas temporales para entrar por dos años, en el caso de nicaragüenses, venezolanos, cubanos y haitianos. Pero si gana Trump, pues de alguna forma es mucho más sencillo, porque yo creo que él lo que haría es cerrar la frontera y él sí cancelaría todos los programas que Biden ha hecho a nivel ejecutivo”, explicó Kuhner.

México se ha comprometido con EEUU a lograr que los flujos que llegan a la frontera norte no sobrepasen las 4.000 personas por día.

En los últimos tres años, las intercepciones en la frontera sur de EEUU alcanzaron números récord con más de 2 millones de detenidos.

Durante el Gobierno de Trump, México creó la Guardia Nacional para lidiar con los flujos migratorios que llegaban a su frontera sur con Guatemala.

Pero la creación de ese fuerza, así como de retenes de seguridad, han expuesto a decenas de miles de migrantes a situaciones de violencia institucional y criminal, dijeron las expertas.

Vértiz comentó que varias organizaciones están concluyendo una propuesta que será presentada al equipo de transición.

“No es algo nuevo porque es algo que hemos estado insistiendo, pero que sin duda en lo que vamos a poner mayor énfasis es el tema de la desmilitarización del tema migratorio, porque se ha documentado, hemos denunciado las violaciones sistemáticas y sistémicas a la que son objeto las personas no sólo que están en tránsito, sino también que logran quedarse”, comentó.

También pedirán el reforzamiento de las instituciones que atienden la migración.

“Lamentablemente en México la política migratoria está siendo una política encaminada a desgastar a las personas (…) lamentablemente las personas están esperando de acuerdo a los términos que establece el marco normativo, no se les está dando respuesta pero tampoco se les está dando las condiciones para esperar”, señaló.

Kuhner coincidió en que las tareas de la Guardia Nacional es un tema importante a tratar.

“No, no veo que ninguno de los tres candidatos esté pensando en cambiar el tema del crecimiento, del poder, extensión de la Guardia Nacional. Entonces creo que ahí sí vamos a tener un reto muy fuerte, porque sí ha contribuido a la vulnerabilidad de las personas”, afirmó.

Las tres expertas coincidieron en que mejorar la accesibilidad de los migrantes que permanecen en México a trabajos formales, vivienda, capacitación y estudios, ayudará a la integración y a la economía, en un país donde la tasa de natalidad bajó de 2,1 a 1,6 hijos por mujer en apenas dos años.

Cambiar la actual política, que calificaron como tendiente a la persecución y al control de la migración más que a la atención, sería clave para también conseguir mejoras para la comunidad mexicana en el exterior, particularmente en EEUU, con más de 10 millones de personas.

“El tema migratorio es un ‘no tema’, porque las personas migrantes no votan, ¿no? Pero viendo de última cómo es la recepción en la sociedad, tal vez uno pensaría que lo podrían tener en cuenta. O sea, todo lo bueno que pueden traer, todo lo malo que está pasando, toda la presión de EEUU, no cuesta nada hablar del tema”, concluyó Kuhner. (Sputnik)

TE PUEDE INTERESAR