Libres misioneros en Haití, pero inseguridad continúa

"Los misioneros están libres desde este jueves", confirmó a la Agencia Sputnik el agente policial Paul Pierre, aunque rehúso aportar otros detalles sobre las circunstancias de la liberación.

82

Puerto Príncipe, 16 dic (Sputnik).- La banda 400 Mawozo liberó este jueves al último grupo de misioneros cristianos de Estados Unidos y Canadá, secuestrados desde hace dos meses en la zona de Ganthier, a unos 30 kilómetros de la capital.

“Los misioneros están libres desde este jueves”, confirmó a la Agencia Sputnik el agente policial Paul Pierre, aunque rehúso aportar otros detalles sobre las circunstancias de la liberación.

Los religiosos pertenecen a Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, Estados Unidos, una organización que opera en el país caribeño durante varios años.

El secuestro tuvo lugar en la mañana del 16 de octubre, cuando el vehículo en que viajaban fue interceptado por individuos armados. Uno de los rehenes tuvo tiempo de enviar un mensaje a través de las redes sociales, y los misioneros estuvieron durante dos meses en paradero desconocido.

Las autoridades de Estados Unidos confirmaron a inicios de noviembre que tuvieron fe de vida de algunos de los rehenes, y reiteraron que Washington no negocia con secuestradores, por lo que no queda claro aún si se pagó algún rescate para liberar a las víctimas.

A finales de noviembre, tres misioneros fueron liberados, y otros dos el pasado 5 de diciembre, pero en ninguno de los casos Christian Aid Ministries divulgó nombres, nacionalidad y edad de quienes pudieron regresar a sus hogares.

En el grupo figuraban cinco niños, el menor de ellos de ocho meses de edad, junto a otros de tres, seis, 13 y 15 años, respectivamente, quienes viajaban con los religiosos. También fue secuestrado el conductor del vehículo.

“Damos gracias a Dios por haber escuchado nuestras plegarias, los 12 rehenes restantes son LIBRES”, escribió poco después de conocerse la noticia el grupo Ministerios de Ayuda Cristiana en un comunicado.

Pidieron unirse en oración para agradecer que los “17 seres queridos nuestros ya están a salvo”, y prometieron ofrecer más información, aunque sin precisar la fecha.

INSEGURIDAD EN ALZA

El mediático secuestro de este grupo ocurre en momentos en que Haití experimenta una grave crisis de inseguridad, acentuada tras el magnicidio del 7 de julio contra el presidente Jovenel Moïse, y mientras se disputa el control del país luego del asesinato.

El 15 de diciembre, el Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos, informó que de enero a la fecha registraron 949 secuestros, de ellos casi 200 después del rapto de los misioneros.

Las cifras representan un aumento del 20 por ciento con respecto al 2020, y durante el periodo analizado también crecieron en número los casos de secuestros colectivos, muchos de ellos perpetrados por la banda 400 Mawozo.

La situación es crítica en barrios vulnerables de la capital como Cité Soleil, Martissant, Bas Delmas y Bel Air, zonas ampliamente controladas por las bandas y con poca o ninguna protección policial.

“A los misioneros los liberaron. Todos sabían que iba a pasar, pero nosotros seguimos igual y la situación ya es insostenible”, dijo a esta agencia Petricks, quien en junio tuvo que huir del campamento para personas con discapacidad, tras ser incendiado.

Por su parte, las autoridades reiteran sus promesas de controlar a las bandas y lanzaron un programa para permitir el paso hacia el litoral norte del país y revivir el turismo, duramente golpeado por la inseguridad. (Sputnik)