Los errores que no perdonó Boric en el cambio de Gabinete

La ahora exministra Brodsky tampoco fue muy expedito en Cultura y su salida ya era pronosticada por varios. Algunos de sus dichos fueron cuestionados por el mundo artístico, como cuando señaló que había que poner ciertos límites a los derechos de autor para fomentar el acceso a la cultura.

354
@GabrielBoric

Santiago, 10 mar (Sputnik).- El presidente de Chile concretó este viernes un amplio cambio de Gabinete, en el marco de su primer aniversario en el cargo. Seis de sus ministros fueron desafectados, entre ellos, la canciller Antonia Urrejola, la segunda mujer encargada de las relaciones exteriores del país en la historia.

Urrejola era una de las mujeres fuertes del Gobierno de Boric y una colaboradora cercana, pero una serie de desaciertos e “impasses” en su cartera motivaron al mandatario a removerla de su puesto. El primero de ellos quedó en evidencia el mismo día en que el presidente asumió el cargo, el 11 de marzo de 2021, pues la ceremonia de cambio de mando sufrió un retraso y el Ejecutivo culpó de esto al rey de España, Felipe VI, asegurando que todo debió partir después debido a un atraso del monarca.

Sin embargo, la Casa Real de España emitió una respuesta indicando que la demora se debió al mismo protocolo de la seguridad chilena y Urrejola tuvo que salir a disculparse, diciendo que todo había sido un error comunicacional.

También fue polémica la designación del abogado Andreas Pierotic como embajador de Chile en China el año pasado. Pekín ya había dado su aval y Cancillería le había comprado los pasajes a Pierotic, pero a última hora se cayó el nombramiento, ya que se descubrió que había denuncias pendientes de maltrato laboral en su contra.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores surgió una propuesta de realizar consultas ciudadanas para legitimar los acuerdos de libre comercio firmados por el país. La iniciativa sorprendió al resto del Gabinete y el ministro de Hacienda, Mario Marcel, explicó que todos los tratados firmados por Chile que están vigentes han sido aprobados por el Congreso, y aclaró que todos son legítimos.

Y aunque Chile protagonizó varias polémicas diplomáticas durante la administración de Urrejola, como el desaire al embajador de Israel o una sugerente foto subida a las redes sociales del embajador de Chile en España, el principal gatillante de su salida fue el episodio con el embajador de Argentina en el país, Rafael Bielsa.

En enero de este año, Bielsa criticó públicamente al Gobierno de Boric por no informarle a su país que rechazaría el permiso de un proyecto minero-portuario en el norte de Chile, que, en palabras de Bielsa, también traería beneficios a Argentina. Entonces, Urrejola reunió a su equipo de asesores en una oficina y entre todos cuestionaron al embajador, usando duros términos y algunos insultos. “¡Basta! Este huevón hace lo que quiere, cuando tiene ganas ¿y la explicación es que está loco”, afirmó la canciller en esa instancia privada.

La conversación trascendió a la opinión pública porque, o por negligencia o adrede, la reunión fue grabada y filtrada a la prensa. Esto generó que Boric, quien justo estaba en Buenos Aires, tuviese que conversar con el presidente Alberto Fernández para explicarle la situación, la encargada de prensa de Cancillería fue desvinculada, el ministerio debió emitir un comunicado público y la Fiscalía inició una investigación para determinar posibles delitos en el hecho.

La última polémica de Urrejola se fraguó durante los incendios forestales que se registraron en febrero de este año en la zona centro y sur del país, los que dejaron un saldo de 26 muertos y más de 5.000 damnificados. Debido a la urgencia de la situación, el presidente Boric y varios de sus ministros suspendieron sus vacaciones legales para acudir a terreno y monitorear el combate de los siniestros, pero la ministra Urrejola se quedó en Costa Rica.

“Las vacaciones son un derecho laboral”, afirmó Urrejola, pero luego de varios cuestionamientos, optó por suspender su paseo y volver a Chile.

Así como Urrejola, Boric tampoco indultó las cuestionadas gestiones de Julieta Brodsky en el ministerio Cultura, de Alexandra Benado en Deportes, de Juan Carlos García en Obras Públicas y la de Silvia Díaz en Ciencia.

LOS PECADOS DE BENADO Y BRODSKY

La exfutbolista Alexandra Benado fue objeto de cuestionamientos desde el día 1 de su mandato a cargo de Deportes, pues algunos excolaboradores la denunciaron por abuso laboral. Benado ejerció durante años como ejecutiva en la organización pro derechos humanos Londres 38, donde algunas empleadas la apuntaron por supuestos malos tratos, abuso laboral y ser incapaz de ejercer el cargo de ministra.

En su periodo como secretaria de Estado, Benado no logró generar lazos con los deportistas nacionales y tampoco con la ciudadanía, siendo la penúltima del Gabinete con menos conocimiento, según las encuestas. Además, se le criticó su gestión para organizar los Juegos Panamericanos 2023, de los cuales Chile es sede. Los deportistas se quejaron de que el Gobierno no ha relevado la importancia que merece el certamen.

Por su parte, el camino de la ahora exministra Brodsky tampoco fue muy expedito en Cultura y su salida ya era pronosticada por varios. Algunos de sus dichos fueron cuestionados por el mundo artístico, como cuando señaló que había que poner ciertos límites a los derechos de autor para fomentar el acceso a la cultura.

Además, Brodsky debió lidiar con una huelga de funcionarios que pedían mejores condiciones salariales y que acusaban desidia de las autoridades. También fue criticada por no impulsar de manera correcta la ley de patrimonio cultural, que busca fomentar la difusión de las artes y cuyo trámite legislativo no ha tenido avances en el Congreso.

Boric concretó este viernes su primer cambio de Gabinete del año con el objetivo de mejorar su gestión de cara a este nuevo año de Gobierno.

Los nombres escogidos fueron los siguientes: en el ministerio de Obras Públicas salió el arquitecto Juan Carlos García y entró la ingeniera comercial Jessica López; en Ciencias, dejó el cargo la química Silvia Díaz y asumió la abogada Aisén Etcheberry; la exfutbolista Alexandra Benado fue desvinculada de Deportes y en su lugar fue nombrado el exjugador del equipo de fútbol Colo-Colo Jaime Pizarro y por último, el mandatario decidió sacar a la antropóloga Julieta Brodsky de Cultura y designó al productor de televisión, Jaime de Aguirre. (Sputnik)