Los gestos de solidaridad que inundan Chile en medio de los incendios

Con tan solo trece años, el valiente Lucas se consiguió un bote y remando, trasladó a un grupo de bomberos a través del río Futa hacia la comuna afectada. "Destacable. Lucas, un menor de 13 años trasladó en barcaza por el río Futa a Bomberos, que no tenían acceso hasta su vivienda, que se veía amenazada por el fuego", contó con orgullo Bomberos de Chile, subiendo una foto del momento a sus redes sociales.

248
@BomberosdeChile

Santiago, 9 feb (Sputnik).- En medio de los incendios que envuelven al sur de Chile, un niño acudió corriendo hacia Bomberos, indicándoles que la pequeña localidad en que vive estaba en llamas y que no estaba siendo atendida, debido a que se encuentra detrás de un río.

Con tan solo trece años, el valiente Lucas se consiguió un bote y remando, trasladó a un grupo de bomberos a través del río Futa hacia la comuna afectada. “Destacable. Lucas, un menor de 13 años trasladó en barcaza por el río Futa a Bomberos, que no tenían acceso hasta su vivienda, que se veía amenazada por el fuego”, contó con orgullo Bomberos de Chile, subiendo una foto del momento a sus redes sociales.

La postal de Lucas y de otros gestos de grandeza y solidaridad emanados desde la emergencia han servido como bálsamo para la cruda tragedia que afecta al sur de Chile: 323 incendios forestales activos, 90 de ellos en combate; 300.000 hectáreas de superficie consumidas, 24 personas fallecidas, más de 1.000 viviendas destruidas y unos 5.000 damnificados.

El miércoles, por ejemplo, un equipo del canal Chilevisión que cubría los incendios en la comuna de Quillón (centro sur) encontró entre los voluntarios de Bomberos a Paul “El Flaco” Vásquez, un reconocido comediante nacional que también ejerce el noble oficio y que acudió en ayuda de los habitantes del sector.

“Así como el presidente renunció a sus vacaciones, yo renuncié al viaje de luna de miel con mi esposa para venir acá. Así que estoy orgulloso. Hay que dejarlo todo por el prójimo”, dijo Vásquez al mismo canal.

Tal como lo recordó el comediante, el presidente Gabriel Boric debió sacrificar sus vacaciones legales para viajar a monitorear en terreno el combate contra los incendios. El mandatario tomó un vuelo a su tierra natal, el extremo sur del país, con planes de recorrer la Patagonia junto a su pareja, Irina Karamanos y cuando recién llevaba un día de descanso se enteró de la tragedia. Partió inmediatamente rumbo a la región del Biobío (sur).

La Canciller Antonia Urrejola, quien se encuentra de vacaciones en Costa Rica, señaló que acortará sus días libres y regresará esta semana al país y la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, suspendió la celebración de su matrimonio con el músico Abel Zicavo, para concentrarse en sus labores en medio de la emergencia.

En redes sociales se hizo viral Daniel Sandoval, un niño de 12 años de la ciudad de Tomé (sur), quien escribió y colgó un cartel afuera de su casa ofreciendo el agua de su piscina para el combate de los incendios. “Lo hice por ayudar a los demás, a los bomberos, a las casas que están en llamas. Hay que ser empático con las personas que lo están pasando mal y le doy las gracias al Señor porque a nosotros, a nuestra casita, no nos ha pasado nada”, afirmó Daniel en entrevista con el medio Biobío.

El gesto del niño fue ampliamente difundido por una situación particular que se había registrado el día anterior y que mostró una cara más oscura de la tragedia: vecinos de barrios acomodados negándose a entregar agua de sus piscinas.

EL LADO OSCURO DE LA TRAGEDIA

“Hay gente, dueños de balsas (piscinas) que nos están haciendo señales y nos están poniendo obstáculos para que no cojamos agua de ahí”, denunció a Canal 13 el piloto español Felipe Bru, quien llegó como brigadista a Chile a colaborar en la tarea de la extinción de los siniestros.

Bru afirmó que algunos vecinos en la ciudad de Yumbel (sur) no permitieron que equipos de emergencia utilizaran el agua de sus albercas. “Es un acto incívico, viendo la afectación que estamos manejando en este momento. La verdad es que no es momento para evitar que saquemos agua”, señaló.

Esta semana, el presidente Gabriel Boric autorizó a través de un decreto a requisar el agua de las piscinas, herramientas, maquinarias y cualquier elemento que sea necesario para la emergencia y fue particularmente duro en emplazar a quienes no las faciliten. “Utilizaremos esta medida con quien no esté disponible a entregar las cosas por las buenas y si es necesario, se usará la fuerza”, dijo.

Además, Fiscalía anunció que iniciará una investigación contra quienes se negaron a entregar el agua, asegurando que es un delito penal obstruir o imponer dificultades al trabajo de Bomberos o de cualquier servicio que esté enfrentando alguna emergencia.

La segunda faceta triste de la emergencia es el origen de los incendios, ya que las primeras líneas de investigación apuntan a que varios de ellos responden a la intencionalidad.

Si bien, la mayoría es producto de alguna negligencia, como un soldador de que fue detenido tras haber trabajado arreglando una reja, lo que generó un incendio con las chispas, o un grupo de personas que quemó lana animal y ropa cerca de un pastizal, también hay personas apresadas que fueron sorprendidos con bidones de combustible, supuestamente, para iniciar fuego de manera intencional.

“En aquellos casos en que se confirme intencionalidad, las penas de cárcel parten en cinco años y un día y pueden terminar hasta en 20 años”, advirtió en conferencia de prensa el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, quien también aclaró que ya hay 28 sospechosos detenidos en total.

UNA MANO DESDE AFUERA

Un comunicado de prensa publicado por el ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia la semana pasada generó buenos comentarios entre las autoridades chilenas. “Expresamos nuestra solidaridad con el Gobierno y pueblos de la república de Chile, a quienes reiteramos nuestro firme compromiso en apoyar y acompañar en estos momentos difíciles”, señaló el Ejecutivo boliviano.

Dejando atrás la brecha que separa a ambos países, que no tienen relaciones diplomáticas desde 1978, Bolivia envió sus condolencias, las que fueron replicadas posteriormente por su viceministra de Gestión Institucional y Consultar, Eva Chuquimia. “Toda nuestra solidaridad y nuestro reconocimiento a los hermanos chilenos y bolivianos que ofrendaron sus vidas cumpliendo funciones”, escribió la autoridad boliviana en su cuenta de Twitter, recordando que uno de los brigadistas que falleció en el combate de los incendios era un connacional.

Gran parte de los países de la región enviaron a Chile unidades de brigadistas y expertos en el control de incendios forestales, como Argentina, Colombia, Venezuela, México, Ecuador y Brasil, además de maquinaria, vehículos de emergencia, helicópteros y material químico para detener la propagación del fuego.

Además, llegó ayuda desde España, Estados Unidos, la Unión Europea y se espera que arribe también equipamiento y apoyo humano de Portugal y Paraguay. (Sputnik)