Muere Tabaré Vázquez, el médico que llevó a la izquierda uruguaya al poder

En 1983 comenzó su carrera política en el Partido Socialista, cuando todavía la agrupación estaba prohibida por la dictadura cívico militar que gobernaba el país (1973-1985).

180

Montevideo (Mesa Américas), 6 dic (Sputnik).- El expresidente uruguayo Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020), el oncólogo que guió a la izquierda de este país al poder por primera vez, falleció este domingo a los 80 años debido a una metástasis de un cáncer de pulmón.

En agosto de 2019, la presidencia informó que se le había detectado un tumor maligno en un pulmón tras lo que el mandatario se sometió a un tratamiento.

En mayo de este año un control de rutina indicaba que no había actividad tumoral.

Sin embargo, en las últimas semanas su salud se deterioró luego de que la enfermedad hiciera metástasis en el páncreas, según reportes de medios locales.

Vázquez, quien durante sus dos presidencias así como en la época en que fue intendente (gobernador) de la capital Montevideo (1990-1995) nunca dejó de ejercer la medicina, falleció en su casa acompañado de su familia.

La elección de Vázquez, que lideró durante años la alianza de izquierda Encuentro Progresista-Frente Amplio, como intendente de Montevideo y presidente puso fin a los gobiernos de los partidos tradicionales de centroderecha –Partido Nacional y Partido Colorado- que se turnaron tanto en la administración central como en las departamentales desde la independencia del país en el siglo XIX.

Al final de su primer mandato, cuando le pasó la banda presidencial al exguerrillero José Mujica (2010-2015), la popularidad de Vázquez era de un 61 por ciento.

En 1999 ya había mostrado su poderío cuando su ventaja en la primera vuelta obligó a los partidos tradicionales a unirse en una inédita alianza para derrotarlo en la segunda ronda.

Vázquez integró la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, en la adolescencia jugó como arquero en un club que fundó con varios amigos con los que integraban una organización salesiana, fue carpintero, almacenero, vendió diarios y en 1969 se graduó de médico general especializándose luego en oncología.

En 1964 se casó con la activista católica María Auxiliadora Delgado (1937-2019) con quien tuvo cuatro hijos.

En 1983 comenzó su carrera política en el Partido Socialista, cuando todavía la agrupación estaba prohibida por la dictadura cívico militar que gobernaba el país (1973-1985).

PRIMERO EL FÚTBOL

De hablar pausado y trato afable, Vázquez nació en una familia de una zona obrera en el oeste de Montevideo, La Teja, el 17 de enero de 1940.

Tras graduarse en medicina en 1969 y realizar una especialización en oncología en 1972, Vázquez probó su capacidad de liderazgo en otro ambiente: el fútbol.

En 1979 fue elegido presidente del modesto club Progreso, que por ese entonces había ganado el campeonato de la tercera división del fútbol profesional y ascendido a la “B”.

De la mano de Vázquez hasta 1989, el club ganó el campeonato de la segunda división, logró el vicecampeonato de la primera, accedió a la Copa Libertadores, remodeló su estadio y colaboró con mejoras en el barrio que le dio origen al club.

En esa época Vázquez ya había entrado a la política y se encaminaba a ganar la intendencia de la capital, donde vive más de la mitad de la población uruguaya (3,2 millones de habitantes), y esto llevó a que se despidiera del club.

TRIUNFO HISTÓRICO

Tras probar la gestión de un club de fútbol, deporte que es casi una religión en Uruguay, y la intendencia de Montevideo, Vázquez fue a por más.

Fue el candidato de la izquierda en 1994 pero perdió ante el expresidente colorado Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) y quedó segundo en 1999 tras una alianza entre los partidos tradicionales.

Entonces llegaron las crisis de 1999 y 2002, con devaluación incluida, mas cifras récord de desempleo y pobreza, que erosionaron la confianza de muchos votantes en los gobernantes de centroderecha.

En octubre de 2004, más de la mitad de los uruguayos votó a Vázquez en primera vuelta dándole a la izquierda un triunfo histórico en el país sudamericano.

Celebrado por cientos de miles de personas que se reunieron en las afueras del hotel que Vázquez había elegido como sede en Montevideo, el flamante presidente exclamó una frase que quedó estampada en la historia política del país: “Festejen uruguayos, festejen, que la victoria es de ustedes”.

En su primera presidencia, Vázquez se embarcó en programas sociales para aliviar la situación económica, entregó una computadora personal a todos los niños en edad escolar con el llamado “Plan Ceibal”, autorizó la búsqueda de desaparecidos en predios militares, permitió los juicios a policías y militares que cometieron delitos contra los derechos humanos durante la dictadura militar (1973-1985) y llevó adelante políticas económicas que hicieron que el país saliera a flote.

También llevó adelante una campaña contra el tabaquismo que fue pionera a nivel mundial y que lo enfrentó en un juicio con la tabacalera Philip Morris por la presunta violación de un tratado de protección de inversiones con Suiza, que concluyó en 2016 con una resonante victoria para Uruguay.

Entre las medidas impulsadas por el país sudamericano y de manera pionera se encuentran las restricciones a la publicidad de productos de tabaco y el auspicio de actividades deportivas, el aumento de los impuestos y la prohibición de fumar en espacios públicos.

Una de las decisiones más controvertidas del entonces presidente fue vetar la ley de despenalización del aborto, que ya había sido aprobada por ambas cámaras del parlamento uruguayo, en 2008.

Ante miles de uruguayos que lo despidieron en febrero de este año, en el acto que cerró 15 años de gobierno del Frente Amplio tras el triunfo de la derecha, Vázquez instó a sus simpatizantes que continuaran trabajando por el legado de la izquierda en el país y dijo: “Les pido, casi me atrevo a decir les ruego, les pido de corazón, que no se rindan”. (Sputnik)