Pedro Aguirre Cerda: el presidente de la justicia social

Su gobierno se caracterizó por la promoción de la justicia social, la igualdad de oportunidades y la protección de los derechos de los más desfavorecidos.

335
El presidente Pedro Aguirre Cerda en el cambio de mando. El Mercurio (archivo)

Pedro Aguirre Cerda fue un político y abogado chileno que se desempeñó como presidente de la República entre los años 1938 y 1941. Nacido en la comuna de Pocuro, en la región de Ñuble, en 1879, Aguirre Cerda fue una figura clave en la historia política de Chile durante la primera mitad del siglo XX.

Antes de ser elegido como presidente, Aguirre Cerda se destacó por su trabajo en el ámbito social y educativo. Durante muchos años, fue director de la Escuela de Artes y Oficios de Santiago, donde promovió la educación técnica y profesional para los jóvenes de sectores populares. Además, fue uno de los fundadores del Partido Radical, una de las fuerzas políticas más importantes del país en la época.

En 1938, Aguirre Cerda ganó las elecciones presidenciales con una amplia mayoría. Durante su mandato, impulsó una serie de reformas que buscaban mejorar la situación de los trabajadores y las clases populares del país. En particular, Aguirre Cerda se enfocó en la promoción de la justicia social y la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos.

Uno de los principales logros de Aguirre Cerda fue la creación del Ministerio de Salubridad, que se encargó de mejorar la salud pública y reducir la mortalidad infantil en el país. Además, se creó el Instituto de Seguridad del Trabajo, que protegía a los trabajadores en caso de accidentes laborales y enfermedades profesionales.

Otra de las medidas emblemáticas de Aguirre Cerda fue la creación de la Junta de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), que entregaba apoyo financiero a estudiantes de escasos recursos para que pudieran continuar sus estudios. Esta institución ha sido clave en la promoción de la igualdad de oportunidades y la movilidad social en Chile.

Aguirre Cerda también se preocupó por la situación de los campesinos y los trabajadores agrícolas. Durante su gobierno, se creó el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), que entregaba asesoría y apoyo técnico a los pequeños agricultores. Además, se establecieron leyes que regulaban el trabajo en el campo y protegían los derechos de los trabajadores rurales.

Lamentablemente, la salud de Aguirre Cerda se vio afectada por el intenso trabajo y los problemas políticos de la época. En 1941, falleció a causa de una enfermedad pulmonar, dejando un legado de lucha por la justicia social y la igualdad en Chile.

En resumen, Pedro Aguirre Cerda fue un político comprometido con la causa de los trabajadores y las clases populares de Chile. Su gobierno se caracterizó por la promoción de la justicia social, la igualdad de oportunidades y la protección de los derechos de los más desfavorecidos. Hoy, su legado sigue siendo una fuente de inspiración para quienes luchan por un país más justo y solidario.