Sólo nueve diputados cumplieron con un 100% de asistencia durante 2017

En la lista se encuentran Juan Antonio Coloma (UDI), Giorgio Jackson (RD) y tres representantes DC.

915
Foto: El Mercurio

Sólo nueve miembros de los 120 que integran la Cámara de Diputados registraron 100% de asistencia a las sesiones realizadas en el Congreso, que suman 121 en la presente legislatura, cuyo inicio se marcó el 11 de marzo de 2017 y que presentará su término el próximo 10 de marzo.

Así lo indican un informe hecho por la oficina de informaciones de la Cámara Baja, que además señala que el promedio de asistencia de los diputados fue de 91,69%. Los únicos parlamentarios que asistieron a todas las sesiones durante 2017 fueron Juan Antonio Coloma (UDI), Giorgio Jackson (RD), Enrique Jaramillo (PPD), Sergio Ojeda (DC), José Miguel Ortiz (DC), Jorge Rathgeb (RN), René Saffirio (IND), Víctor Torres (DC) y Germán Verdugo (IND).

El informe agrega que entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017, el trabajo en Sala implicó un total de 416 horas 16 minutos, mientras que durante enero las doce sesiones ordinarias y las tres especiales completaron un total de 43 horas y 23 minutos. Comisiones registran promedio de asistencia más bajo Las cifras entregadas por la Sala, además, señalan que entre el 11 de marzo de 2017 y el 31 de enero de 2018 hubo un total de 1.155 sesiones de comisiones: 956 permanentes y 199 de comisiones especiales o investigadoras.

En total, las jornadas se extendieron por 1.833 horas y 48 minutos, y el promedio de asistencia de los parlamentarios fue de 65,5%. Entre las comisiones que tuvieron mayor promedio de asistencia de los disputados se encuentran Educación (81 sesiones y 79,1% de asistencia), Hacienda (75 y 77% de asistencia), Constitución (69 sesiones y 74,7% de asistencia) y Trabajo (36 sesiones y 74,1% de asistencia). El informe estadístico añade que las comisiones registraron un total de 4.439 visitas, de las cuales 1.849 correspondieron a miembros de la sociedad civil.

Esto podría causar decepción, teniendo en cuenta que estos políticos gozan de unas dietas que superan los 14.000 dólares mensuales para cada diputado, y eso, sin agregarles otros gastos que se restan desde el presupuesto estatal, que todos sabemos que se crea, en parte, a base de los impuestos que pagan los ciudadanos.

Chile no es el único ejemplo

En España, desde la investidura de Mariano Rajoy no hubo aforo completo en el Congreso ni una sola vez, con una media de doce personas ausentes durante cada votación, según lo recopila el diario ABC. Algunos además critican a los que sí asisten. Tan solo vale la pena recordar el caso de Celia Villalobos, la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados a la que vieron jugar al Candy Crush justo detrás de la espalda de Mariano Rajoy en medio de su discurso.

¿El videojuego preferido de los diputados?

Ese mismo videojuego parece ser muy popular en el Parlamento británico. En varias ocasiones se vio a sus parlamentarios jugar a este pasatiempo y la compañía creadora se alegró del hecho. “Todos los políticos han dicho que hay momentos aburridos en el Parlamento. Candy Crush es una posibilidad ideal para combatir el aburrimiento por unos minutos”, aseguró un representante de la empresa.

Cuando uno no puede con la vergüenza

Pero también hubo casos que reafirmaron la seriedad de los políticos británicos. Ocurrió en la Cámara de los Lores, cuando Lord Michael Bates, el secretario de Desarrollo Internacional del Reino Unido, llegó tan solo dos minutos tarde a la sesión donde estaba citado para responder a las preguntas sobre la brecha salarial que se generó en el país. Entonces fue sustituido por un compañero suyo y parece como si no hubiera ocurrido nada. Pero después de la sesión, Bates pidió disculpas y dijo sentirse avergonzado por lo ocurrido. Enseguida, para sorpresa de sus compañeros e incluso de los miembros de la oposición, ofreció su dimisión, acción fue rechazada momentos después por la primera ministra Theresa May, tachándola de “innecesaria”. El diario The Guardian calificó el acto de “dramático”.

La UE no pudo dar el ejemplo a seguir

En el Europarlamento trabajan representantes de muchos países a la vez y parece que algunas cosas podrían escapar a la vista. La exeuroparlamentaria Nikki Sinclaire denunció la práctica de algunos miembros del organismo, que, según sus grabaciones, llegaban a la institución solo para cobrar las dietas, unos 300 euros, y enseguida se dirigían al aeropuerto para volver a sus respectivos países. Este viaje también era pagado por la institución.

Los parlamentarios rusos se hicieron famosos en la Red

En Rusia se hizo viral en su momento un video en el que se mostraba una Cámara Baja donde tan solo unas pocas personas votaban por todos sus compañeros que faltaban. Ahora dicen que existen multas contra el absentismo, que hasta ayudan a ahorrar en los presupuestos. Si el diputado falta a la sesión pidiendo un día libre, se le quitan cerca de 300 dólares de su salario, si no aparece durante todo el día sin explicar las razones, se le restan unos 1050 dólares, “casi es más barato pedir vacaciones por su propia cuenta”, afirman.

Fuentes:  actualidad.rt.com Emol