Tensión en el Gobierno: crece pugna con sectores más de izquierda del bloque

Este episodio, sumado a una serie de diferencias manifestadas este año, parece confirmar que hay es cada vez más tensa la relación entre el Gobierno de Boric y el ala más a la izquierda de su sector, principalmente con el Partido Comunista.

56

Santiago, 9 jul (Sputnik).- Un aparatoso operativo policial este fin de semana en la Villa Francia, la zona poniente de Santiago, dejó al Partido Comunista enfrentado con la administración de Gabriel Boric, ya que ese es un lugar que sirvió de resistencia para la izquierda durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que actualmente alberga a varias organizaciones vecinales y populares.

Este episodio, sumado a una serie de diferencias manifestadas este año, parece confirmar que hay es cada vez más tensa la relación entre el Gobierno de Boric y el ala más a la izquierda de su sector, principalmente con el Partido Comunista.

A pesar de que el mandatario incluyó a influyentes dirigentes de esa tienda en cargos importantes, como la ministra vocera Camila Vallejo, la ministra del Trabajo, Jeannette Jara y Nicolás Cataldo, ministro de Educación, no ha podido dejar atrás las fracturas con el grupo más duro del comunismo, cuyos líderes se han encargado de torpedear algunas de las medidas gubernamentales.

Pero el allanamiento a la Villa Francia significó un quiebre mayor.

En la madrugada del sábado, los vecinos de esa zona capitalina fueron sorprendidos por personal de Carabineros (policía militarizada), que irrumpió en las casas en el marco de una investigación por eventual construcción de artefactos explosivos. Efectivos vestidos con las armaduras del Grupo de Operaciones Policiales Especiales y de Control de Orden Público de Carabineros entraron a la fuerza a algunas viviendas y se llevaron detenidas a catorce personas.

La policía logró decomisar tres pistolas, tres revólveres, una carabina, una subametralladora, cuatro escopetas y chalecos antibalas, además de otros elementos. Esto llevó a la Fiscalía y al Gobierno a considerar el operativo como un éxito.

Sin embargo, la Justicia cuestionó una parte importante de la redada, ya que el tribunal que vio la causa determinó que nueve de las catorce detenciones que realizó Carabineros habían sido ilegales, estableciendo que algunas armas se vincularon a personas cuya tenencia no se pudo acreditar.

Posteriormente, se conoció que el operativo se realizó el fin de semana que la Villa Francia realizaba una ceremonia de conmemoración para Luisa Toledo, una histórica dirigente del barrio fallecida en 2021 y cuyos hijos fueron asesinados por Carabineros en dictadura, generando críticas desde el Partido Comunista e incluso, de algunos parlamentarios del Frente Amplio, conglomerado en el que milita Boric.

UN HILO QUE PUEDE CORTARSE

Laurato Carmona, presidente del Partido Comunista, deslizó en una entrevista a la local radio Nuevo Mundo que el operativo pudo ser un montaje del Gobierno para poder intervenir la zona sin tener pruebas contundentes. “Yo espero de parte del Ejecutivo, de parte de la ministra del Interior, Carolina Tohá, exista la plena y absoluta transparencia. Si no la gente tendrá derecho a decir que esto fue una provocación, que fue un montaje”, señaló.

“Es imprescindible asegurar que todos los procedimientos se realicen con el mayor respeto a la dignidad y seguridad de la ciudadanía. Hay que cuidar que no sea el Estado el que se vea como una fuente de inseguridad”, dijo por su parte en conferencia de prensa la diputada del Frente Amplio, Maite Orsini.

En tanto, la diputada comunista Carmen Hertz, histórica defensora de los derechos humanos durante la dictadura, sostuvo que el operativo “fue un agravio a la memoria de Luisa Toledo”, y Juan Andrés Lagos, militante comunista y hasta hace poco asesor del Gobierno en materia de seguridad, afirmó: “Los procedimientos policiales en este país necesitan ser mejorados enormemente”.

En junio se produjo un enfrentamiento importante debido al alza del precio de la electricidad. Comunistas y líderes independientes de izquierda salieron a criticar, a través de la prensa y no en reuniones privadas, que el subsidio del Ejecutivo para los hogares más vulnerables no era suficiente. Los dirigentes fueron a la misma sede de Gobierno, el palacio de La Moneda, a dejar una carta de protesta.

La administración de Boric, por su parte, también ha hecho algunas críticas públicas a los comunistas. En mayo, el Partido Comunista organizó un grupo de apoyo para ir a los tribunales de Justicia a protestar en contra del procesamiento del alcalde de Recoleta (centro), Daniel Jadue, líder del partido que está siendo enjuiciado por distintos delitos como cohecho y fraude al fisco.

Desde el Ejecutivo señalaron que este tipo de grupos para manifestaciones eran peligrosos y podrían significar una presión indebida para el correcto funcionamiento de la justicia. (Sputnik)

TE PUEDE INTERESAR