Una Comunidad de Monjas en España Abandona la Iglesia Católica

La decisión, que implica no reconocer al papa Francisco ni a sus predecesores más recientes, parece estar ligada a una controversia urbanística. Se sospecha que hay un plan para vender un convento y adquirir otro inmueble

71
Imagen generada por inteligencia artificial

Esta semana, una comunidad de 16 monjas de clausura en España sorprendió al anunciar su decisión de abandonar la Iglesia católica. El comunicado, divulgado el lunes, informó que ahora estarán bajo la jurisdicción de Pablo de Rojas Sánchez-Franco y su organización, la Pía Unión Sancti Pauli Apostoli.

Trasfondo de la Decisión

La decisión, que implica no reconocer al papa Francisco ni a sus predecesores más recientes, parece estar ligada a una controversia urbanística. Se sospecha que hay un plan para vender un convento y adquirir otro inmueble. En medio de esta situación, figura un supuesto obispo excomulgado en 2019. Además, hay división interna entre las monjas, con una religiosa que ha dejado el monasterio y otra que ha sufrido un infarto. A pesar de su voto de clausura, las monjas han compartido información a través de su canal de Instagram.

Orígenes del Conflicto

La comunidad de Clarisas de Belorado y Orduña, en Burgos, anunció su ruptura con el Vaticano, alegando persecución por parte de la comunidad eclesiástica tras el bloqueo de Roma a la venta de un convento. La noticia se difundió a través de un comunicado firmado por sor Isabel de la Trinidad, la abadesa. No está claro si esta decisión fue unánime entre las monjas.

El Rol del Obispo Excomulgado

El sacerdote José Ceacero, exbarman y ahora portavoz de las hermanas, apoya a las monjas. Pertenece a la Pía Unión Sancti Pauli Apostoli, una organización fundada por Pablo de Rojas Sánchez-Franco, quien se autodenomina obispo y duque imperial. Esta organización no reconoce al papa ni a la Iglesia de Roma, siguiendo una línea tradicionalista.

Disputa Inmobiliaria

El conflicto se originó cuando las monjas intentaron vender un convento en Derio, País Vasco, para comprar un monasterio en Orduña, bajo la Diócesis de Vitoria. La venta fue bloqueada por la Santa Sede. Las hermanas propusieron que un comprador externo abonara el millón de euros necesario, pero la Diócesis, dudando de la identidad del comprador, canceló el acuerdo. Se especula que el comprador podría ser Pablo de Rojas.

Respuesta del Arzobispado

El Arzobispado de Burgos y el Obispado de Vitoria expresaron sorpresa por la decisión de las monjas y afirmaron no haber recibido una comunicación oficial. La Comisión Episcopal para la Vida Consagrada ha intentado mediar en el conflicto, solicitando a cada monja expresar su postura individual.

Posibles Manipulaciones

Manuel Gómez Tavira, vicario para la Vida Consagrada de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz, afirmó que la abadesa podría haber engañado a las monjas para mantenerse en el poder. Consideró a la organización de Pablo de Rojas como una secta y destacó que solicita donativos continuamente.

Actualizaciones en Redes Sociales

Las monjas han publicado varios videos en redes sociales para tranquilizar a sus seguidores, afirmando que están bien y no están secuestradas. Sin embargo, una monja ha dejado el monasterio por desacuerdos, y otra ha sufrido un infarto, según Religión Confidencial.

Esta situación sigue evolucionando, con la comunidad de monjas compartiendo detalles de su nueva vida fuera de la Iglesia católica

TE PUEDE INTERESAR