Venezuela y el diálogo casi imposible

Maduro puso tres requisitos para sentarse a dialogar: el levantamiento inmediato de todas las sanciones y de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) contra su Gobierno (y avaladas por la oposición), el reconocimiento pleno internacional de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría oficialista) y la devolución de las cuentas bancarias a las instituciones y de los activos del Estado.

110

Caracas, 28 may (Sputnik).- El diálogo político en Venezuela que propuso el opositor Juan Guaidó, y que aceptó el presidente Nicolás Maduro dio la ilusión de un respiro en los intensos conflictos del país. Pero en los hechos todo es más engorroso. Ambos presentaron condiciones tan grandes que hacen cuesta arriba el camino a un diálogo.

Maduro puso tres requisitos para sentarse a dialogar: el levantamiento inmediato de todas las sanciones y de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) contra su Gobierno (y avaladas por la oposición), el reconocimiento pleno internacional de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría oficialista) y la devolución de las cuentas bancarias a las instituciones y de los activos del Estado.

Entre esos activos, el mandatario pidió la devolución de las empresas Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y que ahora está bajo el control de Washington, y la petroquímica Monómeros, en Colombia, las cuales están manejadas por juntas ad hoc nombradas por el exdiputado.

Por su lado, Guaidó exigió la convocatoria a elecciones presidenciales, cuando de acuerdo a las leyes de ese país este año solo corresponden comicios regionales y municipales.

Además, pidió que se permita la entrada masiva de ayuda humanitaria y vacunas contra el covid-19, así como la liberación de todos los “políticos presos”.

A pesar de las altas exigencias, Maduro ha reiterado su apoyo a la idea de una gran mesa de diálogo nacional, y el exdiputado ha pedido deponer los intereses personales para lograr su denominado “plan de salvación nacional”.

GUAIDÓ DISMINUIDO

Cuando Guaidó se autojuramentó, como presidente interino del país en 2019, recibió el apoyo de más de 50 países.

En ese sentido, el diputado e integrante de la Comisión Especial de Diálogo, la Reconciliación y la Paz de la Asamblea Nacional, Javier Bertucci, dijo que en los últimos dos años el escenario ha cambiado y el respaldo a Guaidó ha disminuido, por lo que no tiene posibilidad de devolverle los activos al Estado.

“Es Estados Unidos el único que tiene la capacidad de regresar estos activos a Venezuela como país, Guaidó no tiene ninguna posibilidad de ofrecer una devolución de Citgo o un desbloqueo del oro de Alemania o ningún otro activo que Estados Unidos tiene bajo sanción”, expresó el parlamentario en conversación con Sputnik.

Para Bertucci, presidente del partido opositor El Cambio y pastor evangélico, la mesa de diálogo entre Guaidó y Maduro no se va a concretar, ante las exigencias que ambos han planteado.

“Esa mesa que está solicitando Guaidó no se va a establecer cuando hay estas peticiones adelantadas de Maduro, donde exige el levantamiento de sanciones, la devolución de todos los bienes del país, ya se sabe que no va a haber diálogo ni elecciones presidenciales en esas condiciones”, comentó.

Por su parte, el diputado Julio Chávez, del gobernante Partido Socialista Unido (Psuv), coincidió en que Guaidó no tiene el poder para retornar a esa nación suramericana los bienes que le fueron despojados.

“Guaidó es un títere (…) Él no tiene ningún poder de decisión, ha sido utilizado. Este triste personaje de la política venezolana está más cerca del basurero de la historia que de sentarse en una mesa de diálogo con el presidente de la República”, dijo a Sputnik.

PÉRDIDAS

Después de la autoproclamación de Guaidó en 2019, Washington impuso sanciones a Pdvsa que incluyeron el bloqueo de los fondos de Citgo.

El Gobierno venezolano ha acusado al exdiputado de ser el responsable de las pérdidas millonarias, que sobrepasan los 300 millones de dólares, después de que Citgo fue tomada por Estados Unidos.

De acuerdo con el Ejecutivo, las sanciones impuestas por Estados Unidos han provocado la pérdida de más de 116.000 millones de dólares.

Entretanto, resta esperar si la gran mesa de diálogo nacional se concreta, y si Maduro y Guaidó cederán a las exigencias expuestas para lograr una negociación, para la cual han abierto las puertas a la UE y Noruega para que sirvan de mediadores. (Sputnik)

Kelly Carreño