25 años de inclusión: Aniversario de Fundación Cristo Especial

La Fundación Cristo Especial, ubicada en la población La Legua, ha sido un faro de esperanza y apoyo para las personas con discapacidad en las comunas de San Joaquín, Macul, La Granja, La Florida, El Bosque, Pedro Aguirre Cerda, Paine y Estación Central.

112

San Joaquín 22 de Marzo (RSJ) .- Hoy se conmemoró el 25 aniversario de la Fundación Cristo Especial, una organización comprometida con la rehabilitación de personas con discapacidad física, sensorial e intelectual para promover la inclusión y la igualdad de oportunidades en la sociedad. En el evento estuvieron presentes el alcalde Cristóbal Labra Bassa, la consejera regional Claudia Hasbún y la concejala Montserrat Muñoz

La Fundación Cristo Especial, ubicada en la población La Legua, ha sido un faro de esperanza y apoyo para las personas con discapacidad en las comunas de San Joaquín, Macul, La Granja, La Florida, El Bosque, Pedro Aguirre Cerda, Paine y Estación Central. Su compromiso con la atención y rehabilitación de estas personas ha sido fundamental para su inclusión y bienestar en la sociedad.

Anita Gossens: Enamorada de Cristo en los pobres

Anita Gossens, el rostro emblemático de la Fundación Cristo Especial, ha sido una figura clave en este viaje de amor y servicio. Anita es profesora y llegó a Chile a fines de 1964, Anita ha dedicado su vida a la causa de los más necesitados. Junto con el apoyo del entonces párroco de San Cayetano, Mariano Puga, Anita inició un proyecto para preparar a niños con discapacidades para recibir los sacramentos, descubriendo así la necesidad de apoyo y atención especializada para estos niños y sus familias.

 

Un momento que marcó profundamente el corazón de Anita fue la trágica pérdida de un niño con síndrome de Down y su madre en un incendio. Esta tragedia la impulsó a buscar nuevas formas de apoyo para los niños y sus familias, dando origen al Hogar de Acogida Cristo Especial. Inicialmente sostenido por los feriantes de la población, hoy en día, gracias a la postulación a diversos proyectos, el hogar ha sido completamente remodelado y ofrece un servicio multidisciplinario integral a los niños y sus familias.

Al recordar su trabajo con estos niños, Anita refleja una sonrisa radiante y unos ojos llenos de gratitud. “No les he dado nada, ellos son los que me dan amor y alegría”, expresa con humildad y profundo amor por su labor.

La celebración del vigésimo quinto aniversario de la Fundación Cristo Especial no solo fue un momento para honrar su trayectoria, sino también para renovar el compromiso con la inclusión y el apoyo a las personas con discapacidad, demostrando que juntos, comunidad y autoridades, podemos construir un mundo más inclusivo y solidario para todos.

TE PUEDE INTERESAR