Boric llega a la mitad de su mandato sin grandes cambios y con varios desafíos

Es un Gobierno que inició con un proyecto profundamente transformacional. Boric quería sepultar el neoliberalismo en Chile, pero con el tiempo se ha ido diluyendo, tanto por el fracaso del proceso constituyente, que Boric apoyaba con entusiasmo, como por la compleja situación económica

142
Como fortaleza, pero también como desafío, el Gobierno ha logrado mantener estable el nivel de apoyo ciudadano, que ha rondado el 30 por ciento; sin embargo, ese respaldo proviene fuertemente de sectores jóvenes de clase media-alta, algo que puede entenderse como "contradictorio"

Montevideo (Mesa Américas), 11 mar (Sputnik).- El presidente de Chile, Gabriel Boric, llega a la mitad de su mandato de Gobierno y se prepara para afrontar la segunda parte de su administración con una gestión “continuista” que no logró concretar grandes transformaciones y que se enfrentará a importantes desafíos de cara a las elecciones de 2025, afirmaron analistas entrevistados por la Agencia Sputnik.

Como fortaleza, pero también como desafío, el Gobierno ha logrado mantener estable el nivel de apoyo ciudadano, que ha rondado el 30 por ciento; sin embargo, ese respaldo proviene fuertemente de sectores jóvenes de clase media-alta, algo que puede entenderse como “contradictorio” en una administración de izquierda que frecuentemente recibe el apoyo de los sectores populares, dicen los especialistas.

Por tanto, el principal desafío que tendrá el Ejecutivo en estos dos años es aumentar su nivel de apoyo popular a partir de la concreción de reformas y de mejorar la situación económica, agregaron.

“Es un Gobierno que inició con un proyecto profundamente transformacional. Boric quería sepultar el neoliberalismo en Chile, pero con el tiempo se ha ido diluyendo, tanto por el fracaso del proceso constituyente, que Boric apoyaba con entusiasmo, como por la compleja situación económica”, dijo a esta agencia el sociólogo, cientista político y profesor de la Universidad de Nueva York, Patricio Navia.

“El Gobierno ha terminado siendo mucho más de continuidad que de transformación y, por lo tanto, desde la perspectiva del propio Ejecutivo, ha sido un fracaso, porque no logró hacer las profundas reformas que quería”, añadió el especialista chileno.

Navia, quien también es profesor en su país, en la Universidad Diego Portales, afirma que algunos de los proyectos impulsados por el actual Gobierno son “similares” a los que puso en marcha la administración del derechista Sebastián Piñera (2010-2014 y 2018-2022).

“Por ejemplo, la reforma que redujo la jornada laboral de 45 a 40 horas (semanales) terminó siendo muy similar a la que había propuesto Piñera en su periodo anterior. En materia de seguridad, el Gobierno ha implementado las políticas que había propuesto la administración anterior (…) en materia institucional seguimos con la misma Constitución que teníamos antes. La promoción de los acuerdos de libre comercio, a los que Boric se opuso cuando era candidato, los terminó promoviendo e impulsando como presidente”, explicó el especialista.

Por su parte, el sociólogo, analista político y director de la encuestadora TuInfluyes.com, Axel Callís, calificó de “insuficiente” la gestión del Gobierno en estos dos años, ya que “ninguna de las grandes promesas con las cuales (Boric) llegó a la presidencia, se han podido realizar”.

“Logró algunos proyectos de ley menores, por ejemplo el de las 40 horas (de trabajo por semana), que son de segundo orden, pero de las prioridades no ha podido avanzar absolutamente nada. (…) Por tanto, con esta gestión insuficiente, el Gobierno comienza esta (segunda) mitad de mandato con algunos desafíos bastante grandes”, agregó Callís, quien también es profesor de la Universidad Central de Chile.

Las críticas también le han llegado al presidente desde la propia izquierda.

Una de las iniciativas más cuestionadas por sus partidarios fue la ratificación del Tratado Transpacífico (TPP), del cual Boric fue, durante todo su periodo legislativo (2014-2022), un férreo detractor. Fueron varias las ocasiones en las que, luciendo una camiseta con la frase #NoTPP, el entonces diputado se pronunció en contra del acuerdo comercial.

Cuando quienes se oponen al tratado le pidieron que usara su facultad presidencial especial para detener la ratificación del acuerdo en el Congreso, Boric optó por renunciar a dicha opción y usar una estrategia denominada “side letters”, que buscaba negociar algunos cambios en el documento con los otros Estados miembro del TPP.

El TPP es un acuerdo sobre acceso a bienes, facilitación de comercio, compras públicas, propiedad intelectual, servicios, comercio electrónico e inversiones, del que participan actualmente Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

MOMENTOS CLAVE

Ambos especialistas afirmaron que un momento “clave” de este Gobierno fue el “fracaso” del proceso constituyente.

“El Gobierno llegó al poder con la expectativa de que iba a hacer una nueva Constitución que le iba a permitir hacer las profundas transformaciones que querían hacer; pero eso no se logró, porque la gente rechazó y todavía continuamos con la Constitución de (Augusto) Pinochet (dictador entre 1973-1990)”, afirmó Navia.

En solo 15 meses, la ciudadanía votó en dos oportunidades en contra del proceso constituyente, lo que desembocó en que el presidente diera por cerrada la discusión.

“Ahora las urgencias son otras”, zanjó Boric.

Por otra parte, Callís remarcó que lo que más “golpeó” al Ejecutivo en 2023 fueron “los temas de corrupción asociados al partido oficialista, Revolución Democrática”.

Un escándalo de corrupción denominado Caso Fundaciones fue dado a conocer en 2023 por un medio local que mostró cómo miembros del partido traspasaban fondos estatales a fundaciones que ellos mismos lideraban, descubriéndose posteriormente que esta era una práctica generalizada en varias reparticiones estatales.

La revelación motivó la renuncia en agosto del entonces ministro de Desarrollo Social, Giorgio Jackson, una de las personas de más confianza del presidente Boric, quien dejó su cargo para evitar un juicio político en su contra.

SEGURIDAD

Aunque Chile mantiene bajos niveles de delitos en comparación con el resto de la región, la situación ha empeorado en los últimos años en el país y la seguridad pública se convirtió en uno de los asuntos más importantes para la ciudadanía.

Al respecto, Navia considera que no ha sido una de las fortalezas del Gobierno, pero afirmó que nadie podía esperar que lo fuera.

“En general, los gobiernos de izquierda en América Latina creen que los problemas de seguridad se deben fundamentalmente a la desigualdad social que existe en el país y por lo tanto se oponen a utilizar políticas de mano dura, en buena medida también por la historia de las dictaduras militares de la región”, explicó.

En contraposición, Callís opina que este tema se “ha transformado en una crisis que tiene al Gobierno completamente de cabeza”.

El 30 de enero, Boric admitió que el aumento en los índices de delincuencia es un fenómeno que se agudiza y que ha sumido al país en una profunda preocupación por su seguridad ciudadana.

“No les quepa duda que esto es una de nuestras principales prioridades como Gobierno, que compartimos la indignación de la ciudadanía, que no estamos disponibles a dejar que esto se naturalice”, afirmó el mandatario en una conferencia de prensa.

La percepción de inseguridad en Chile alcanzó al 90,6 por ciento de los ciudadanos, la cifra más alta en diez años, según la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana, publicada a fines de noviembre.

ECONOMÍA

Respecto a la situación económica, Callís consideró que el Gobierno ha tenido una política “deficiente” al tener indicadores macroeconómicos “muy malos” durante 2022 y 2023.

“En el año 2023 el crecimiento fue cero y la tasa de desempleo para Chile estuvo sobre el 8,5, casi nueve por ciento. La verdad es que eso es muy alto para Chile”, argumentó.

La tasa de desocupación en el trimestre septiembre-noviembre del 2023 registró un crecimiento interanual de 0,8 puntos porcentuales y alcanzó un 8,7 por ciento a nivel nacional, informó el 29 de diciembre el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El 20 de diciembre, el Banco Central reportó que la economía experimentó un nulo crecimiento en 2023 y aseguró que este año se expandirá moderadamente, en un rango de entre el 1,25 y el 2,25 por ciento.

FORTALEZAS

Por otro lado, Callís remarcó que una de las fortalezas del Gobierno es haber podido mantener un “público bastante leal”, que ubica su aprobación en torno al 30 por ciento.

Navia, en tanto, destacó que un aspecto positivo fue la reforma que redujo el número de horas trabajadas a nivel semanal, propuesta que definió como “gradual, consensuada e importante”.

Además, el analista resaltó como otra fortaleza del Gobierno la firma del TPP.

PERSPECTIVAS

Por otro lado, Callís consideró que los dos últimos años que le quedan al Gobierno son “claves”, ya que podría mejorar su aprobación si en 2024 logra avanzar en alguna de las reformas propuestas.

Según una encuesta realizada por Cadem y publicada el pasado lunes, la aprobación del presidente cayó seis puntos porcentuales, ubicándose en 29 por ciento, mientras que su desaprobación experimentó un incremento de cinco puntos, alcanzando el 66 por ciento.

Por su parte, Navia consideró que estos dos años son una “ventana de oportunidad” para concretar una reforma previsional.

“El Gobierno propuso una reforma previsional muy ambiciosa, que reducía sustancialmente el papel de las empresas privadas y le daba un papel muy importante al Estado. La reforma ya pasó al Senado, pero la versión aprobada en la Cámara Baja mantiene a las aseguradoras de pensiones privadas y les deja el rol importante que ya tenían”, algo que “probablemente” se consolide en el Senado, dijo el especialista.

Para Navia, la reforma puede terminar siendo aprobada y esto “es importante”, pero se va a parecer más a la que pretende la derecha, que tiene mayoría en el Senado, que a la que le gustaría concretar al Gobierno.

El 2 de noviembre de 2022, Boric presentó al Congreso un proyecto para reformar el sistema privado de pensiones y transformarlo en un modelo con participación del Estado y los empleadores, con el fin de aumentar los montos entregados.

El sistema privado de pensiones AFP fue creado durante la dictadura de Pinochet y desde entonces se han ejecutado diversos intentos para reformarlo, sin que en ninguno se haya logrado un acuerdo.

El 24 de enero, la Cámara de Diputados aprobó la propuesta de reforma de pensiones del Gobierno, con lo que pasó al Senado para ser analizada a partir de marzo.

Boric cumple este lunes dos años de mandato y llega a la mitad de su gestión; dejará el cargo el 11 de marzo de 2026. (Sputnik)

TE PUEDE INTERESAR