Cristo de Mayo o El Señor de la Agonía

La figura de Cristo adquiere especial relevancia en el terremoto del 13 de mayo de 1647 al permanecer en pie en medio de los escombros de la iglesia que cayó con el violento sismo y al caer hasta su cuello

527
Fotografía: Facebook geografiahumanachile

Primera imagen documentada, tallada en Chile, según se dice de una sola pieza de madera de naranjo. aunque los agustinos dicen que es de cipres

 

Fue realizada por el Agustino Fray Pedro de Figueroa en 1613. La tradición cuenta que Catalina de los Ríos habría conocido el naranjo de donde se extrajo la madera ,por tanto,cuando ella lo visitaba y le pedía o reclamaba por algo ,le decía: “Yo te conozco naranjo”, en alusión al origen de la imagen

La figura de Cristo adquiere especial relevancia en el terremoto del 13 de mayo de 1647 al permanecer en pie en medio de los escombros de la iglesia que cayó con el violento sismo y al caer hasta su cuello, la corona de espinas donde se encuentra hasta el día de hoy. Por tal razón,la imagen de Cristo de la agonía comenzó a ser llamado El Señor de mayo que, cada 13 de mayo sale en procesión por el centro de Santiago.

Se dice que el día que no haya procesión temblará en Santiago y la ciudad desaparezca, como también si se le sube la corona de espinas. La procesión solo se ha suspendido 2 veces y coincidentemente …ha temblado. ( Aporte de José Miguel Cariaga)

La leyenda de La Quintrala

Existe una leyenda que dice que la escultura perteneció a Catalina de los Ríos y Lisperguer, más conocida como la Quintrala, quien tenía por costumbre azotar brutalmente a sus esclavos y empleados, además de cometer otras fechorías.

Según escribió Benjamín Vicuña Mackenna en “Los Lísperguer y la Quintrala”, existen dos versiones de la historia:

La primera, la que dice que en alguna ocasión, Catalina percibió mientras azotaba a un peón, que la imagen del Cristo de la Agonía la miraba tristemente. Contrariada por tal situación ordenó que la imagen fuera lanzada por una ventana, mandando a retirarla porque “no soportaba a hombres que le pusieran mala cara en su casa”.

La historia cuenta que los religiosos del Convento de San Agustín, vecinos a la casa de la Quintrala (actual Galería Imperio en las calles Agustinas con Estado), recogieron la imagen abandonada y la colocaron en uno de los altares laterales, donde se mantiene hasta la actualidad.

También cuenta la leyenda, que su dueña, acusada por alguno de los delitos cometidos, le prometió al Cristo que si la salvaba de la prisión le encendería todos los días de su vida dos velas de una libra. La historia señala que fue absuelta de la acusación, y Catalina cumplió cabalmente su promesa.

Otra versión dice que tras el terremoto, el Cristo de Mayo fue puesto en casa de Catalina, y que habría sucedido algo parecido a la primera versión de Vicuña Mackenna; Catalina notó su mirada triste y lo arrojó por la ventana, los agustinos recogieron al Cristo y lo colocaron en la iglesia de San Agustín.

Sin embargo, de acuerdo a los archivos históricos y crónicas de La Provincia Agustina de Nuestra Señora de Gracia de Chile, la escultura “Señor de la Agonía” fue colocada en el Templo Nuestra Señora de Gracia, donde permanece hasta hoy.