Descubren tumba ancestral en el altiplano chileno después de siglos

275
Imagen de TravelCoffeeBook en Pixabay

Montevideo (Mesa Américas), 23 may (Sputnik).- Los restos de una persona adulta que habría vivido entre los años 1000 y 1500 en el altiplano chileno fueron hallados en una tumba solitaria recientemente por un turista, explicó el arqueólogo Álvaro Romero, encargado de la Oficina Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales de Arica, a la Agencia Sputnik.

“Se trataba de un contexto funerario muy deteriorado que estaba a la intemperie, no sufrió intervención humana al menos visible y tiene que haber sido una acción de animales o de la inclemencia del clima que dejó expuestos los restos arqueológicos”, dijo Romero en un conversación telefónica.

De acuerdo al arqueólogo, un turista que se subió a una roca en busca de señal para su teléfono celular dio con la tumba y avisó a las autoridades de la ciudad de Putre, en la provincia de Parinacota, una de localidades más altas de Chile a más de 3.300 metros sobre el nivel del mar.

Los restos, hallados en el Altiplano de Arica Parinacota, corresponden a un cráneo con la mandíbula fracturada, dos vértebras, un hueso largo correspondiente a un húmero y un par de costillas muy fragmentadas de un adulto, posiblemente una mujer, explicó Romero.

Todos los huesos están muy blancos, lo que significa que estuvieron a la intemperie durante mucho tiempo, añadió.

La deformación anular del cráneo hallado fue lo que permitió identificar los restos como prehispánicos.

“Asociamos la temporalidad por la deformación del cráneo, en la región Arica Parinacota, en los valles, la costa y el altiplano, es frecuente la deformación craneal en varios períodos cuturales. Por el tipo de deformación que es anular, podemos señalar que se trata de pastores prehispánicos”, explicó Romero.

Aunque no tienen nombre arqueológico para esas comunidades, continuó el experto, por la zona donde fueron hallados los restos, a 4.400 metros sobre el nivel del mar, “necesariamente son poblaciones pastoras”.

En el altiplano boliviano, expertos han identificado restos similares como correspondientes a pastores prehispánicos aimara.

Romero añadió que es muy tentativo datar el cráneo en el período del 1000 al 1500 después de Cristo, ya que la práctica de la deformación craneal se terminó abruptamente con la llegada hispana y la evangelización, al igual que los ritos funerarios.

El arqueólogo contó que se hizo una inspección del área, que se ubica muy cerca de estancias pastoras, y no fueron hallados otros entierros, por lo que es una tumba aislada.

En la región por sobre los 4.000 metros sobre el nivel del mar han sido hallados restos de individuos de los periodos anteriores, es decir cazadores, recolectores, primeros pobladores, con fechas cercanas a los 11.000 años de antigüedad, comentó Romero.

Agregó que en Chile no existen muchos hallazgos como el descubierto por el turista, de poblaciones de pastores consolidadas, un período que sí ha sido estudiado en Bolivia donde han aparecido más restos.

Romero acompañó a la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de Arica junto a la directora del Servicio Nacional del Patrimonio de Arica, Claudia Flores. (Sputnik)