Estado plurinacional de Bolivia se tensa por agravio a la wiphala

Cruceños gritaron consignas en contra de la wiphala que había sido izada y que terminó siendo bajada en medio de caos y empujones que incluyeron agresiones a funcionarios y periodistas.

95
Arce defiende a la bandera indígena que fue despreciada en Santa Cruz

Luis Arce, defendió a la wiphala la bandera que identifica a los pueblos indígenas, después  que fuera menospreciada en un acto por el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

La wiphala  es símbolo de unidad, no de división, y está en el ajayu de oriente y occidente de Bolivia.

Es símbolo de paz y de reencuentro de los pueblos originarios del mundo que resistieron al racismo y al exterminio colonial”, afirmó el mandatario.

En medio de la controversia desatada por las ofensas contra un emblema patrio que es reconocido a nivel constitucional desde 2008.

“Hemos visto con preocupación que algunas personas en Santa Cruz no entienden lo que es la wiphala  (…) es el resumen de la historia de la lucha de nuestros pueblos indígenas originarios y no se va a borrar por el capricho de unos cuantos. ¡La wiphala se respeta!”, agregó.

El presidente denunció que algunos sectores racistas nunca han entendido que Bolivia no es propiedad de un grupo de amigos, que tiene nueve departamentos con su historia y su cultura, y que Santa Cruz “no es la hacienda de nadie”, sino de todas y todos los bolivianos.

Ataques

El viernes pasado, el vicepresidente David Choquehuanca encabezó la conmemoración de los 211 años de la independencia de Santa Cruz en un acto en la Plaza 24 de septiembre que estuvo plagado de una tensión política que es añeja.

Este es uno de los departamentos más conservadores de Bolivia, con mayoría opositora al Movimiento al Socialismo (MAS).

De hecho, el gobernador fue uno de los principales promotores del golpe de Estado contra el expresidente Evo Morales que se concretó en noviembre de 2019.

Durante la ceremonia, Camacho desplazó a Choquehuanca, sin respetar su investidura como presidente en ejercicio ante la ausencia de Arce, quien estaba de viaje en Nueva York

El gobernador no dejó hablar al vicepresidente, volvió a denunciar un fraude en las elecciones presidenciales de hace dos años que nunca se probó y despreció los símbolos indígenas.

Además, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, dio la espalda a parlamentarios nacionales del oficialismo y roció con alcohol los lugares que ocupaban en la ceremonia.

Partidarios de Camacho gritaron consignas en contra de la wiphala que había sido izada y que terminó siendo bajada en medio de caos y empujones que incluyeron agresiones a funcionarios y periodistas.

Investigación agravio a la wiphala

El ministro de Justicia, Iván Lima, anunció el inicio de una denuncia penal en contra de los autores materiales e intelectuales de los delitos de racismo y discriminación.

“El ministerio será querellante (…) ya se identificaron a las personas que han configurado en su actuación directa el delito de ultraje de símbolos patrios “, dijo.

 

Por otra parte, el ministro de Educación, Adrián Quelca Tarqui, lamentó que el gobernador Camacho haya generado violencia en una fecha histórica.

“Lo que corresponde es que se apliquen las acciones desde las instancias correspondientes, y se sancionen a quienes cometen este tipo de acciones que van en contra de una convivencia armónica y pacífica”, dijo.

También advirtió que la wiphala no solo es un símbolo patrio nacional reconocido en la Constitución, sino que tiene un significado histórico y cultural trascendental para toda Latinoamérica.

Evo Morales se sumó al debate al explicar que quienes ofenden a la wiphala creen que así van a apagar la lucha del movimiento indígena. “Están equivocados. Nos están provocando y no hay que entrar en la provocación. Hay una desesperación de la derecha boliviana y de toda América Latina”, dijo.