Hallan en España el rostro humano más antiguo de Europa

Se trata de un fósil descubierto en los yacimientos de Atapuerca, que tendría entre 1,2 y 1,4 millones de años.

57
Twitter / iphes

Un eslabón clave para explicar el origen del rostro humano actual se encontró en el yacimiento de la Sima del Elefante de la sierra de Atapuerca, en la provincia española de Burgos.

Se trata del fósil de la cara de un homínido que vivió hace entre 1,2 y 1,4 millones de años, es decir, el más antiguo de Europa. El precedente más longevo del que se tenía registro era el ‘Homo antecessor’, cuya antigüedad se remonta a unos 850.000 millones de años, explica una nota publicada por el Museo de la Evolución Humana.

“¿Cuándo surgió un semblante como el nuestro? Ahora, y gracias al nuevo hallazgo en Atapuerca, tendremos una oportunidad única para avanzar en la respuesta a esta cuestión”, asegura el museo.

La presentación del fósil se realizó este viernes en un acto en el que participaron las autoridades burgalesas y los directores del proyecto arqueológico, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, así como la investigadora y coordinadora del yacimiento de la Sima del Elefante, Rosa Huguet.

¿Cómo lo encontraron?

El sorpresivo hallazgo de la cara parcial de un ser humano se realizó a finales del mes pasado, en el nivel TE7 de la cueva de la Sima del Elefante. Édgar Téllez, un estudiante de doctorado del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, se topó primero con un hueso de pómulo y después con el maxilar en el que irán encajados los dientes.

Los restos fósiles se encontraron dos metros más abajo de una mandíbula hallada en 2007. Téllez notificó de inmediato a Huguet, coordinadora del yacimiento, y empezaron los estudios científicos que determinaron que se trataba de huesos humanos.

Según adelantó el museo, es probable que el nuevo fósil esté relacionado con la mandíbula hallada en 2007, “y que pertenezca a una de las primeras poblaciones que colonizaron Europa“. De ser así, los científicos esperan conocer mejor la especie humana que habitó la zona y compararla con la del ‘Homo antecessor’, para “profundizar en el origen de la especie nombrada hace 25 años por el Equipo Investigador de Atapuerca”.

De momento, los investigadores realizan pruebas geológicas para precisar la antigüedad del nuevo fósil, que se ejecutarán en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos.

Por su parte, el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona se encargará de analizar piezas de industria lítica (piedra) y restos de fauna “con evidencias de consumo”, para tener un panorama más exacto de las condiciones climáticas y de ecosistema en la que vivieron los primeros habitantes de Europa.

Reescribir la historia

“Este fósil obligará a reescribir los libros de evolución humana”, destacó este viernes Arsuaga, citado por El País. La afirmación es porque los restos hallados “retrasan en el tiempo la presencia humana en Europa” y evidencian que muchos aspectos que se databan al final del proceso evolutivo, como la imagen del rostro, realmente surgieron al principio.

Del mismo modo, la nueva cara puede ofrecer datos más aproximados sobre cómo eran los primeros humanos europeos y su relación con los grupos que se establecieron después en el continente.

“Este descubrimiento probablemente nos ayudará a conocer la especie que socializó Europa”, recalcó Carbonell, tras aclarar que si bien es posible que se encuentren restos de homínidos más antiguos, los hallados recientemente en Atapuerca pertenecen a las poblaciones que se instalaron de manera más estable y numerosa.