La crítica de Platón a la democracia como forma de gobierno

En lugar de la democracia, Platón abogaba por una forma de gobierno en la que los líderes fueran seleccionados en función de su sabiduría y virtud, y en la que se les educara desde jóvenes en el arte de gobernar

494
Imagen de mvivirito0 en Pixabay

La República de Platón es un diálogo filosófico escrito por el filósofo griego Platón alrededor del año 380 a.C. En él, se presenta una discusión sobre la naturaleza de la justicia, la virtud y el gobierno ideal.

El libro comienza con la búsqueda de la definición de justicia, y a través de una serie de discusiones entre Sócrates y varios interlocutores, se desarrolla una teoría del Estado ideal. Platón presenta la idea de que un Estado justo debe ser gobernado por filósofos, ya que son los únicos capaces de comprender y aplicar el concepto de justicia de manera adecuada.

La República de Platón también incluye una alegoría de la cueva, que se ha convertido en uno de los conceptos más famosos de la filosofía occidental. En la alegoría, Platón describe cómo las personas pueden estar atrapadas en una percepción errónea de la realidad y cómo la filosofía puede conducir a la comprensión de la verdad.

Esta es una obra fundamental de la filosofía occidental que explora temas como la justicia, la virtud y el gobierno ideal, y presenta una visión de un Estado justo gobernado por filósofos.

La Democracia

Platón tenía una opinión crítica sobre la democracia y consideraba que era un sistema político inestable y deficiente. En su obra “La República”, Platón argumenta que la democracia es un régimen que se caracteriza por la falta de disciplina, la ausencia de liderazgo y la predominancia de las pasiones individuales sobre el bien común.

Según Platón, en una democracia los ciudadanos son libres de hacer lo que quieran y de expresar sus opiniones sin restricciones, pero esto puede conducir a una falta de orden y estabilidad. Además, Platón creía que la mayoría de la gente no tenía la sabiduría necesaria para tomar decisiones importantes sobre política y gobierno.

En lugar de la democracia, Platón abogaba por una forma de gobierno en la que los líderes fueran seleccionados en función de su sabiduría y virtud, y en la que se les educara desde jóvenes en el arte de gobernar. Esta forma de gobierno, que Platón llamaba “aristocracia”, se basaba en la idea de que los gobernantes deberían ser los más sabios y virtuosos de la sociedad, y que su autoridad debería ser respetada por todos los ciudadanos.