Los gatos de Freddie Mercury se lucen en subasta de objetos del cantante

La pasión de Mercury por los felinos se ve reflejada en las decenas de lotes subastados; hay decenas de adornos de “maneki-neko”, es decir un gato con una pata levantada que en la tradición japonesa significa buena fortuna

42
Imagen de Roger Duvoisin en Pixabay

Montevideo (Mesa Américas), 12 sep (Sputnik).-  Una decena de retratos de los gatos del cantante británico Freddie Mercury y estatuillas de varios “gatos de la suerte”, fueron algunos de los objetos más destacados en una subasta de este martes en casa Sotheby´s de artículos personales del líder de la banda de rock Queen.

Once retratos de los gatos del cantante pintados por la artista Ann Ortman en acuarela y lápiz en 1988, fueron vendidos por más de 48.000 libras esterlinas (unos 60.000 dólares).

La pasión de Mercury por los felinos se ve reflejada en las decenas de lotes subastados; hay decenas de adornos de “maneki-neko”, es decir un gato con una pata levantada que en la tradición japonesa significa buena fortuna, estatuillas de porcelana, platos decorativos y fotografías de esos animales.

Dos maneki-neko en porcelana del período Showa en el siglo XX alcanzaron la cifra de 22.860 libras.

También pasaron por el martillo un reloj estilo Luis XVI de 1880, una cómoda decorada con flores doradas, decenas de jarrones, copas y juegos de té de la colección personal del cantante, fallecido en 1991.

También se subastó un lote de manteles y servilletas bordados y estampados por más de 13.000 libras.

La fascinación de Mercury con la cultura oriental también quedó de manifiesto en la subasta llamada “Freddie Mercury: A World of His Own. Crazy Little Things 1”, con decenas de objetos de origen japonés o chino que se subastaron por miles de libras.

Otra subasta exclusivamente de 200 objetos de origen japonés tuvo lugar el lunes.

La venta de la colección personal comenzó la semana pasada en Londres con el remate de letras de canciones escritas a mano, cuadros de renombrados pintores como Pablo Picasso y Salvador Dalí, y hasta la puerta de la residencia de Mercury en el barrio londinense de Kensington, con cientos de mensajes y firmas de sus fans.

La letra del clásico “Rapsodia Bohemia” superó el millón de libras, y la puerta fue vendida a más de 400.000 libras, 25 veces el estimado previo.

Los objetos fueron puestos a la venta por la exprometida del cantante, Mary Austin.

Además, la famosa capa roja, inspirada en la de la coronación de Napoleón Bonaparte, y la corona que Mercury usó al final de cada concierto durante la gira “A Kind of Magic” de 1986 para la interpretación de la canción “God Save The Queen” fue comprada por un fan brasileño por 635.000 libras.

El primer día de las seis subastas, en que también se vendió el piano Yamaha que Mercury usó para componer varios de los clásicos de Queen, recaudó 15,4 millones de dólares, según Sotheby´s. (Sputnik)

TE PUEDE INTERESAR