Murió a los 78 años la cantante Raffaella Carrá

Raffaella Carrá es recordada por ser una artista total que revolucionó la televisión y exportó por todo el mundo sus nuevas fórmulas de espectáculo, especialmente en España y en Latinoamérica, donde se le tiene un cariño muy especial. Conquistó a la España conservadora de los años setenta como un nuevo mito sexual

564

La cantante, actriz y presentadora italiana Raffaella Carrà ha muerto este lunes a los 78 años. Así lo ha comunicado a la agencia italiana Ansa, Sergio Japino, quien fue su compañero durante muchos años. Italia pierde a una de las mayores divas del país, autora de éxitos inolvidables como Caliente, caliente o Hay que venir al sur.

“Raffaella nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento permanecerán para siempre”, ha declarado Japino. Según su compañero de una vida, Carrà ha fallecido a las 16.20 de este lunes después de una enfermedad que “desde hace un tiempo había atacado su cuerpo menudo, pero lleno de energía.

“Tenía una fuerza imparable, que la llevó a la cumbre del star system mundial, una voluntad férrea que no la abandonó hasta el último minuto, haciendo que no se filtrase nada de su sufrimiento. Es el enésimo gesto de amor hacia su público y hacia los que han compartido el afecto, para que su calvario personal no turbase su recuerdo luminoso”, ha continuado.

Raffaella Carrá es recordada por ser una artista total que revolucionó la televisión y exportó por todo el mundo sus nuevas fórmulas de espectáculo, especialmente en España y en Latinoamérica, donde se le tiene un cariño muy especial. Conquistó a la España conservadora de los años setenta como un nuevo mito sexual, y desde allí dio el salto al otro lado del Atlántico. Fue un icono gay mucho antes de que llegara Madonna, y recibió el Premio World Pride en 2017.

Nació en Bolonia en 1943 como Raffaella Maria Roberta Pelloni, su verdadero nombre. Escogió su identidad artística por sugerencia de un realizador televisivo. El apellido lo tomó del pintor futurista Carlo Carrà, pero mantuvo el Raffaella, que lo vinculaba a uno de los mayores exponentes del renacimiento, Rafael.

Quizás la mayor diva Italia, en el 2016 anunció que quería retirarse de la televisión para pasar el testigo a las nuevas generaciones.